Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

Rajoy exime a Camps de la exigencia política que justifica el cese de Costa

El líder del PP dice que el presidente valenciano "no le ha mentido" y su confianza no ha menguado.- Explica la salida de Costa porque tiene "un plus de exigencia"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, considera que el partido ya ha tomado todas las medidas posibles con la destitución de Ricardo Costa de sus funciones y ha asegurado que mantiene su confianza en Francisco Camps. "El caso está archivado, no hay ningún elemento nuevo que le afecte ni ningún elemento que le haga ser cesado", ha afirmado el líder del PP. Sobre Costa, Rajoy ha defendido su honradez y ha asegurado que el cese se debe únicamente a que a un secretario general hay que pedirle un "plus de exigencia" porque su responsabilidad es mayor que la de un militante de base.

"Camps no me ha mentido, mantengo en Camps el mismo nivel de confianza que en los años que he sido presidente del partido. Mi voluntad es que sea presidente y vuelva a ser candidato a la Generalitat", ha añadido Rajoy. "Una vez archivado el caso que afectaba a Camps y después de que la fiscalía ocultara datos no hay elemento nuevo que ponga en duda que Camps debe seguir".

Tras la intervención de la dirección nacional del PP para apartar a Costa, varios dirigentes populares manifestaron su malestar con Camps por llevar al partido a una situación absurda y fuentes marianistas aseguraban que Rajoy se encontraba muy molesto con el presidente valenciano, quien ya no tiene el cortafuegos del que fue su número dos. Costa condicionó el pasado martes su renuncia a que se investigara su gestión, pero finalmente el partido se limitará a escucharle en el comité de derechos y libertades. Con su intervención, Rajoy ha respaldado a Camps y le ha liberado de cualquier responsabilidad política por el cese del ya ex secretario general del PP valenciano. Las relaciones de "poco recomendables" de Costa con dirigentes de la trama fueron, según explicó ayer María Dolores de Cospedal, la razones para destituirle, que sin embargo no se aplican de la misma manera a Camps.

Preguntado por si considera que ha manejado bien los tiempos de la crisis, Rajoy ha argumentado que ha actuado con "prudencia y sin precipitación". "No me he dejado llevar por las presiones de nadie, he tomado las decisiones en los tiempos que a mí me parecen oportunos, he procurado no ser arbitrario ni injusto, he actuado siempre por el interés general del partido. Tengo que hacer política con responsabilidad y otros pueden hacerla sin responsabilidad, todo es discutible pero estoy convencido de lo que hice bien", ha indicado.

Código por la transparencia

Lejos de plantear más medidas contundentes para atajar la crisis abierta, Rajoy ha dibujado las nuevas líneas de actuación del partido para intentar prevenir la corrupción. "Los ciudadanos pueden tener la tranquilidad que no voy a consentir en el PP conductas que puedan avergonzar a militantes del partido sean o no sancionables desde un punto de vista penal. Creo en la ejemplaridad de la vida pública, debemos ser ejemplares en la ejecutoria". El líder popular ha anunciado que propondrá un "código de nuevas prácticas" para mejorar la transparencia. "La auténtica imagen del PP no es la de unos pocos que no han sabido estar a la altura de las circunstancias y de las siglas. Todas nuestras cuentas son legales. No existe la menor sospecha, pero queremos mejorar la transparencia de nuestra gestión".

Una vez que ha dejado claro que no habría más medidas, Rajoy ha vuelto a recurrir a la teoría de la persecución "No hay trama organizada en el seno del PP, estamos ante una trama externa". "Ha habido interferencia políticas, la más clara las instrucciones de la vicepresidenta desde Costa Rica al fiscal general del Estado. Hemos conocido con más escándalo el intento de la fiscalía de eliminar del sumario las grabaciones que demostraban la inocencia de Camps. Se ha querido dañar al PP y a militantes que se han visto sometidos a escándalo público sin figurar como imputados".

Camps se remite a Rajoy

Una hora antes de la comparecencia de Rajoy, Camps ha evitado polemizar sobre la destitución de Ricardo Costa impuesta desde Génova. "El PP ha actuado en la línea que correspondía, en perfecta coordinación en todas las instancias autonómica y nacional", ha asegurado antes de asistir a la presentación del Plan de Instalaciones Aeronáuticas de la Comunidad Valenciana. Preguntado por qué hay personas que le ven fuera del Gobierno, Camps ha eludido dar explicaciones y ha dejado la responsabilidad en Rajoy antes de que este rompiera su silencio ante los medios de comunicación. "Me remito a lo que dentro de muy poquito el presidente nacional del partido dirá en una rueda de prensa", ha asegurado el presidente de la Generalitat.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha negado que entre Rajoy y Camps haya malestar por la gestión de la crisis del presidente de la Generalitat. "Hay más que confianza, hay amistad y es muy difícil que se rompa. Se han ayudado en momentos difíciles y se han dado auxilio. Se equivocan quienes crean que puede haber quiebra", ha señalado el portavoz del PP, pese a que fuentes marianistas reconocen que el presidente del partido está muy molesto con Camps.

González Pons ha justificado la destitución de Costa de todas sus funciones por la presión de la prensa. "Hay que atender al clamor de los medios de comunicación de que el partido tenía que asumir una responsabilidad. Es normal que el secretario general lo asuma", ha asegurado en una entrevista en Telecinco. Para González Pons, Costa no podía seguir en su cargo porque "muchos militantes no se veían representados", ante las noticias publicadas que le implican directamente con la trama corrupta.

El portavoz popular ha dejado la puerta abierta a que Costa vuelva a desempeñar sus funciones. "Todas las noticias están por confirmar. Lo normal es que al conocerse esas noticias tenga que poner su cargo a disposición del partido. Es normal que ceda temporalmente su puesto o ceda su puesto hasta que se aclare la situación", ha subrayado.

Costa puede volver

"Su responsabilidad política está cumplida. Costa puede volver a ser lo que él quiera con el paso del tiempo. No tiene ningún límite, no tiene ninguna sanción, el tiempo irá diciendo", ha insistido Pons. En esa línea, el nuevo portavoz del PP en Las Cortes Valencianas, Rafael Maluenda ha manifestado que "si las cosas salen bien", no tendrá "ningún inconveniente" en volver a ser portavoz adjunto para que Costa pueda asumir de nuevo la portavocía del grupo parlamentario.

Maluenda ha asegurado que su nombramiento ha sido una decisión del grupo parlamentario y que ha llegado al cargo "por la gentileza o la colaboración del propio" Costa de dejar sus funciones a disposición del PP mientras se le investiga. "Estoy convencido de que el tiempo demostrará las realidades y cada uno estará en su sitio", ha aseverado Maluenda, quien desconoce cuál será la duración de su mandato, aunque en principio, ha dicho, la "renuncia" de Costa es hasta que "finalice la investigación".

No hay comisión

Sobre la exigencia primera de Costa, antes de que se impusiera la orden de destituirle desde Génova, de crear una comisión de investigación para ceder en sus funciones, Pons ha negado que vaya a abrirse. "No vamos a hacer una investigación interna. Costa ha pedido comparecer ante el Comité de Derechos y Garantías. Pero Costa es honrado", según el portavoz popular, que ha insistido en que la razón del cese es que "los militantes están alarmados por lo que sale en los periódicos y piden responsabilidades". Pons se ha remontado a situaciones pasadas del Gobierno del PSOE para hacer un paralelismo con el cese de Costa: "Es normal que el secretario general asuma responsabilidades. Antonio Asunción no tenía las llaves de la celda de Roldán pero tuvo que asumir la dimisión cuando era ministro del Interior".