Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Justicia repara el daño a la imagen de Companys

El ministro Caamaño entrega a su nieta el documento que reconoce que fue injustamente condenado a muerte por una sentencia ilegítima

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha entregado esta madrugada en México el documento de reparación y reconocimiento de la figura del ex presidente de la Generalitat Lluís Companys a su nieta, Maria Lluïsa Gally. El texto reconoce, por primera vez de forma oficial, que Companys "sufrió violencia por razones políticas e ideológicas, siendo injustamente condenado a muerte por una sentencia impuesta por un ilegítimo Consejo de Guerra".

Caamaño ha asegurado que esta declaración no solo entraña el reconocimiento a quien fue "ilegítimamente ejecutado", sino también la expresión del triunfo de la democracia y de las libertades y el "fracaso absoluto de quienes se propusieron condenar esa esperanza". Con este acto de reparación, ha declarado, "Cataluña y toda España reconoce su valor y proclama que su ejemplo forma parte del patrimonio de dignidad democrática sobre el que se asienta la convivencia en paz y libertad".

El consejero de Interior, Joan Saura, que ha asistido al acto en representación de la Generalitat, ha destacado la "importancia simbólica, democrática y política" ya que por primera vez el Estado hace un reconocimiento explícito de la "ilegitimidad" de la condena a Companys, "un hecho que llega tarde". Saura ha afirmado que éste es un primer paso, ya que el objetivo final es conseguir la nulidad del juicio a Companys, fusilado el 15 de octubre de 1940.

El Gobierno catalán aprobará un acuerdo para reclamar la nulidad del juicio a Companys, que tomará como argumentos jurídicos los reconocimientos oficiales de ilegitimidad que contienen la declaración de reparación y la Ley de Memoria Histórica.

Saura ha manifestado que a partir de ahora quien tendrá la palabra será el Tribunal Supremo y se ha mostrado confiado en que la petición tirará adelante y "se hará justicia" con Companys y todos aquellos que fueron represaliados. Saura lamenta que algunos crean que hacer políticas de memoria es reabrir heridas. Hacer memoria del pasado "sirve para hacer la convivencia más fuerte". Olvidar aquellos hechos "sería una victoria póstuma de Franco".

La nieta de Companys, Maria Lluïsa Gally, se ha mostrado satisfecha por la declaración, siempre con la perspectiva de la nulidad, y confió en que esto no sea solo para Companys, sino para todos aquellos que sufrieron casos similares. Companys fue asesinado y "esto no se puede olvidar".