Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mina que mató al soldado español en Afganistán tenía entre 15 y 20 kilos de explosivo

El cadáver del cabo muerto llega a Gran Canaria acompañado por Carme Chacón.- Rubalcaba: "No es una guerra, es una misión de la ONU pero se ha complicado"

La mina que mató en Afganistán al soldado Cristo Ancor Cabello era una mina "anticarro modificada", que contenía entre 15 y 20 kilos de explosivo, según fuentes de la inteligencia militar. Al contrario de lo que se afirmó al principio, el cabo fallecido no era el conductor sino el tirador del blindado que iba asomado por una escotilla.

Aunque el BMR pisó la mina, la onda expansiva impactó bajo la parte central, según las primeras informaciones, y el blindaje resistió relativamente bien, como prueba el hecho de que los otros ocupantes sólo sufrieran heridas leves.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha regresado de Afganistán con el cadáver del cabo y uno de los cinco heridos. El avión militar llegó al aeropuerto de Gando, en Gran Canaria, donde esperaban la familia del fallecido, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero. Los restantes heridos decidieron permanecer en la zona hasta el relevo previsto para noviembre.

Durante su visita a las tropas, Chacón animó a los soldados españoles a continuar la misión a pesar de las dificultades. "Sabemos que continuaréis con ánimo vuestra misión, todos los españoles os necesitamos", ha afirmado la ministra, que también ha expresado al contingente "el afecto, la solidaridad y la confianza" en nombre del Rey y de toda la sociedad española.

Tras realizar esta noche la autopsia del cadáver, este viernes se celebrará el funeral en la base de La Isleta, con la asistencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien se encuentra en la isla para celebrar el consejo de Ministros extraordinario.

Con esta última muerte se eleva a 88 el número de miembros del contingente español que han perdido la vida desde el inicio del despliegue de la misión en Afganistán en enero de 2002.

Regreso de un herido

En el ataque resultaron heridos cinco militares españoles, de los cuales cuatro permanecerán en la base por su deseo de completar la rotación de su misión en el país asiático, que concluirá en tres semanas.

Los cinco militares heridos tienen entre 21 y 24 años de edad, igual que su compañero fallecido. Pertenecían al Regimiento de Infantería Ligera Soria IX , con base en Fuerteventura y son cuatro hombres, uno de ellos de origen colombiano, y una mujer. Según ha informado Defensa se trata del alférez Rafael Raúl Santana Alcaide, de 24 años, soltero y natural de Córdoba; los soldados Daniel Castellano Guerra, de 22 años, soltero y natural de Las Palmas; María Nieves Felipe Betancor, de 24 años, soltera y natural de Las Palmas; Juver Steven Muñoz Pineda, de 21 años, soltero y natural de Santa Rosa de Cabal (Risaralda-Colombia) e Ibrahim Maanan Ismael, de 21 años, soltero y natural de Melilla.

Durante la visita, el coronel español Juan Carlos Aparicio, número dos del mando regional oeste, expuso a Chacón las primeras conclusiones de la investigación del ataque. Aparicio le informó de que el atentado tuvo lugar en un barrio "muy conflictivo" al sur de Herat y con una "alta" concentración de insurgentes. Aparicio ha explicado que el artefacto tenía "un dispositivo con doble plato metálico" que se accionó al paso del vehículo y que el cabo Cabello no era el conductor del BMR, como se informó en un principio, sino el tirador de la torreta, el puesto más expuesto durante la patrulla.

Rubalcaba: "La misón se está complicando"

El diputado de IU Gaspar Llamazares ha insistido en reclamar la retirada de las tropas de Afganistán, porque en su opinión, España tiene un "síndrome compensatorio" por haberse retirado de Irak. "El Gobierno no quiere hacer una reflexión a fondo; hubo un tiempo en que el CNI informaba a la Comisión de Secretos Oficiales, pero ahora está con las luces apagadas", ha afirmado Llamazares en una entrevista en la Cadena Ser. En su opinión, Afganistán corre por el camino de la "irakización". "El gran error es la lucha antiterrorista mediante la guerra", ha asegurado.

"La misión se define como la define la ONU: para reconstruir", ha afirmado el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una entrevista en TVE, pero ha reconocido que se trata de "una misión de paz que se ha complicado más de lo que se pensaba". "La denominación está clara: vamos en nombre de la ONU a reconstruir; no es una guerra aunque están empeñados. Si quieren que digamos que es peligrosa, lo decimos; si quieren que digamos que es una guerra para equipararla con Irak, no", ha añadido el titular de Interior. En opinión de Rubalcaba, los países que participan en la misión tienen que encontrar una "solución conjunta", porque hay un sentido mayoritario de que no está saliendo bien.

Sobre la seguridad de los vehículos, Rubalcaba ha indicado que se está mejorando. "Pero un blindado no se compra en un mercado, sino que hay que encargarlo. En este caso, creo que daba igual. Era un vehículo reforzado y aún así no ha servido para nada".