Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex edil de urbanismo de Palma llamó a la familia de los menores para pedir perdón

Javier Rodrigo de Santos se enfrenta a cuatro presuntos delitos de abuso sexual.- Se escuda en una "trampa" con "fines políticos"

El ex concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Palma, Javier Rodrigo de Santos, no solo ha negado haber cometido los cuatro delitos de abuso sexual a menores por los que se le juzga hoy en la Audiencia Provincial, sino que durante su declaración ha culpado a un empresario de iniciar una persecución contra él. Sin embargo, el acusado ha reconocido que llamó a la familia de tres de los menores para pedir perdón; eso sí, un "perdón en abstracto".

La llamada se produjo durante la estancia en prisión preventiva del acusado, quien llamó a la madre de tres de los jóvenes que, presuntamente, sufrieron los abusos sexuales. Tras recibir la llamada, la madre de los hermanos se puso en contacto con el gado y pidió que incomunicaran a Santos.

Lo curioso es que el ex edil ha justificado la llamada en su deseo de "pedir perdón" a los jóvenes por unos delitos que, poco antes de entrar en el tribunal, calificaba de "repugnantes, abominables y punibles". Santos ha asegurado que su petición de perdón no implica reconocer los hechos, sino que lo hizo "en sentido abstracto", tal y como hiciera el Papa durante su viaje a Valencia a un encuentro con jóvenes.

Precisamente fue en ese viaje, en 2006, cuando Santos conoció a los jóvenes que luego denunciaron los abusos sexuales. Según ha declarado hoy, trataba a los niños "como a sus propios hijos".

Además, Santos se ha escudado en una supuesta "trampa" con fines "políticos" urdida por un "empresario de discoteca" y que, según ha denunciado el acusado, pagó dinero a una hermana de uno de los cuatro denunciantes.

24 años de cárcel

Antes de entrar a la Audiencia Provincial de Palma, Santos calificó los hechos que se le imputan de "repugnantes, abominables y punibles" este tipo de actos y ha subrayado que "no encajan en mi forma de ser", por lo que ha avanzado que durante el juicio negará "categóricamente" las acusaciones que recaen sobre él.

De Santos pide "prudencia" de cara a una "investigación correcta" de los supuestos hechos, por los que la Fiscalía exige 24 años y tres meses de prisión, mientras que la defensa reclama su libre absolución.

El que fuera número dos del Ayuntamiento de Palma y figura del PP en Mallorca, ha recalcado que en el último año y medio ha colaborado con la justicia y ha declarado de forma voluntaria en unas diez ocasiones ante Policía, juez y forenses, por lo que ha reclamado, con aspecto serio y sereno, que se celebre un juicio "justo, porque la justicia es justa". Además, ha exigido respeto, ya que "está en juego un tema grave" que "negará categóricamente y que debe ser tratado con sensibilidad", sobre todo por la presencia de menores. "Contra mí, todo lo que queráis", ha espetado a los numerosos medios congregados antes de reiterar la necesidad de respetar "el derecho de estos menores y de mis hijos".

En concreto, la Fiscalía le atribuye cuatro presuntos delitos de abuso sexual, dos contra la salud pública y un último de corrupción de menores o alternativamente otro contra la integridad moral. Es por este procedimiento por el que el ex concejal, sobre quien ya pesan dos años de prisión por un delito continuado de malversación de caudales públicos, abandonó el pasado 30 de marzo la cárcel de Palma, en la que se encontraba de forma preventiva desde el 27 de junio de 2008, tras abonar una fianza de 100.000 euros.

Cuatro casos de abusos

Tal y como relata el escrito de acusación de la Fiscalía, el acusado aprovechó las relaciones de amistad que le unían con las familias de distintos menores de edad, bien por pertenecer al mismo grupo religioso o por relaciones derivadas de su ámbito profesional, para abusar presuntamente de cuatro menores de edad. La acusación postula que De Santos realizó estos hechos "con sus facultades físicas y psíquicas disminuidas, aunque no anuladas", por el consumo esporádico de sustancias estupefacientes.

Mientras tanto, en su escrito, la defensa del ex edil niega que se produjesen estos hechos, ya que "existe incluso imposibilidad física para que se realizasen", al tiempo que afirma que De Santos "no ha cometido delito alguno", por lo que "sin delito, no cabe hablar de autoría", precisó. Por este motivo, el abogado del ex concejal pide la libre absolución para su patrocinado.

Sobre el acusado pesan ya dos años de prisión por un delito continuado de malversación de caudales públicos en locales de alterne homosexuales y casas de masajes, mientras que también está imputado en otro procedimiento por las supuestas irregularidades en la adquisición del castillo de juegos infantiles del Parc de Sa Riera en Palma.