Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Colegio de Ingenieros reclama una cuarta pista para el aeropuerto del Prat

Un estudio realizado por expertos indica que la medida permitiría a Barcelona "entrar en el reducido grupo de aeropuertos continentales"

El colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña ha desempolvado la antigua propuesta de la Cámara de Comercio de Barcelona para crear una cuarta pista sobre el mar en el aeropuerto de El Prat para que funcione sin interrupción las 24 horas del día. El aeropuerto barcelonés podría ganar así en competitividad y "entrar en el reducido grupo de aeropuertos continentales", según señala un estudio sobre el sector de la aeronáutica en Cataluña realizado por una treintena de expertos por encargo del Colegio.

La Cámara de Comercio planteó la idea de ganar terreno al mar para construir una cuarta pista en el año 1999, pero fue desechada entonces por el Ministerio de Fomento y el Gobierno de la Generalitat de CiU por inoportuna.

Los ingenieros sostienen en su estudio que la apuesta sigue siendo válida y apremian a las autoridades a que Barcelona no pierda una oportunidad que consideran de oro. "Si no lo hace Barcelona (abrir una pista que no descanse por la noche), lo harán otros", advirtió Juan de Dalmau, presidente de la comisión de aeronáutica y aeroespacial del Colegio de ingenieros.

Según Santiago Montero, uno de los coordinadores del estudio, la idea es construir la nueva pista, con capacidad para acoger aviones de 300 toneladas, formando una tangente en un extremo del Delta del Llobregat, en paralelo a las actuales pistas del aeropuerto.

Una pista sobre el mar

Hacer la pista sobre el mar permitiría salvar el obstáculo del ruido, pero, según Montero, quedaría por resolver otro de carácter ambiental: la modificación de las ZEPA (Zonas especiales de protección de las Aves) que rodean la zona aeroportuaria. Sin embargo, aseguró que con "voluntad política" no habría problema para que la Comisión Europea desclasifique estas áreas.

Pocos son los aeropuertos que en la actualidad funcionen en horas nocturnas por motivos de ruido y, los que lo hacen es, como en el caso de algunos de Japón y China, porque disponen de terminales construidas sobre islas artificiales.

Sumarse a este grupo permitiría al aeropurto de El Prat ser uno de los más competitivos de Europa, uno de los requisitos que los ingenieros consideran imprescindible para reactivar la industria aeronáutica en Catalunña, que fue pionera antes de la Guerra Civil, pero que ha perdido fuelle en las últimas décadas. El sector representa en Cataluña más de 2.000 millones de facturación anual y da empleo a 20.000 personas.