Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España sube del octavo al sexto puesto como exportador de armas

Las ventas de material de defensa se estabilizan en 2008 tras cuadruplicarse en seis años.- Organizaciones humanitarias denuncian que Colombia, Israel y Sri Lanka se encuentren entre los países destinatarios

Las exportaciones de armas españolas batieron en 2008 un nuevo récord, pero se quedaron estancadas en comparación con las de años anteriores. Las ventas de armamento este año -valoradas en 934,45 millones de euros- sólo han reportado 1,5 millones de euros más que en 2007, cuando el incremento respecto a 2006 fue de 88 millones. A pesar del bajón, la posición como país exportador en relación a otras naciones ha aumentado. Según datos del Instituto de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI), España ha pasado a ser el sexto suministrador mundial de armas convencionales, tras EE UU, Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido.

Entre 2004 y 2008, España aparecía en la octava posición del ranking de los 20 primeros exportadores de armas del SIPRI. En la clasificación del año pasado adelantó a Holanda e Italia.

Los clientes de la Unión Europea y la OTAN asumieron más del 70% de las ventas españolas. Las exportaciones restantes se repartieron entre 40 países, entre los que destacaron Marruecos, con 113,9 millones de euros y un 12,2% de las expediciones y Brasil, con un 6,79%.

Entre los países destinatarios de estas armas también se encuentran Colombia, nación con la que España firmó una venta bajo la categoría de aeronaves por valor de 31 millones de euros, Sri Lanka, a la que se vendió material de la categoría bombas, torpedos, misiles y cohetes por valor de casi cuatro millones, e Israel, donde se exportó material de defensa a cambio de 2,3 millones. Según algunas organizaciones humanitarias como Amnistía Internacional, Intermón Oxfam y Greenpeace, el Gobierno sigue sin facilitar información precisa sobre los criterios que han permitido autorizar exportaciones a países con un historial preocupante como Colombia, Sri Lanka o Israel.