Ocho instituciones culturales desmienten a Millet de que pagar en negro sea habitual

El Síndico explica que envió en 2002 a dos consejeros el informe sobre las irregularidades contables del Palau de la Música

Los directores y administradores del Teatro del Liceo, el Auditori de Barcelona, el Teatre Nacional de Catalunya, el Mercat de les Flors, el Centro de Artes Escénicas de Reus, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, el Museo Nacional de Arte de Catalunya y el Centro de Artes Escénicas de Terrassa desmienten con "rotundidad" que pagar en negro sea una práctica habitual en el mundo de la cultura.

Los ocho responsables de las citadas instituciones culturales catalanas han querido con un comunicado consensuado salir al paso de las afirmaciones vertidas por Fèlix Millet en la carta en la que se inculpaba de fraude y que el pasado 16 de septiembre remitió al Juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona, que investiga una querella de la fiscalía contra él y otras cuatro personas por el desvío de 2,3 millones de euros de la Fundación del Orfeó Català y de esta asociación musical.

Más información

En el comunicado los responsables de los equipamientos públicos afirman que están sujetos a "estrictos controles de auditores e interventores que velan por el esmerado cumplimiento de la ley y porque los recursos se dirijan a cumplir nuestras finalidades culturales, educativas y sociales".

Expresan, además, su "indignación" por las afirmaciones de Millet en las que señala como habituales prácticas "que, además de ser ilegales y deshonestas, todos los abajo firmantes confirmamos no haber llevado nunca a cabo".

Sindicatura de Comptes

Por otra parte, el síndico mayor de la Sindicatura de Comptes, Joan Colom, ha asegurado que la institución que encabeza ya informó en 2002 a la Generalitat, entonces gobernada por CiU, de las anomalías en la gestión del consorcio Palau de la Música Catalana.

Ese documento apuntaba que la institución no cumplía la separación de funciones a los que está obligada por los estatutos de la entidad. Colom ha explicado en una entrevista a Catalunya Ràdio que remitió el informe a los que entonces eran consejeros de Economía y Finanzas, Francesc Homs, y Cultura, Jordi Vilajoana. Además, la Sindicatura remitió otra copia del documento al antiguo presidente del Consorcio, Fèlix Millet, quien le comunicó que "tomaba nota" de las conclusiones.

En la retahíla de anomalías, el informe detectaba, por ejemplo, gastos y pagos realizados por el consorcio que no habían sido autorizados por el patronato. En estos gastos, además, no constaba la descripción de los servicios realizados, sino que la explicación se reducía a frases ambiguas. También se detectaron irregularidades en las mensualidades del personal de la sala del Palau.

El informe de la Sindicatura advierte de que el proceso contable de la institución era "excesivamente complejo", y alertaba sobre la falta de un inventario sobre el inmovilizado material propio, la falta de una memoria explicativa de las cuentas anuales y una diferencia de 31 millones de pesetas entre la declaración de operaciones con terceros y las propias cuentas finales.

Lo más visto en...

Top 50