Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps reordena su gobierno

El presidente valenciano sustituye al portavoz del Ejecutivo y a la consejera de Turismo y les asigna nuevas funciones tras los escándalos del 'caso Gürtel'

"No sale ningún miembro y no entra nadie". Esta ha sido la frase con la que ha sustanciado la remodelación del Consell que ha llevado a cabo este jueves por la tarde. Lejos de acometer cambios a fondo en su desgastado gobierno para recuperar la iniciativa política tras el archivo de la causa en el Tribunal Superior de Justicia Valenciano por los supuestos trajes regalados por la trama Gürtel, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, se ha limitado a retocar la fisonomía de su gabinete, en el que releva al portavoz Vicente Rambla y a la titular de Turismo, Angélica Such. Dos de las piezas que han tenido un protagonismo especial en la gestión de los escándalos relacionados con Orange Market y su responsable Álvaro Pérez, El Bigotes.

El hasta ahora vicepresidente primero, Vicente Rambla, mantiene su rango pero pierde la portavocía y la Consejería de Presidencia y es trasladado a Industria. Juan Cotino, vicepresidente tercero, también mantiene el cargo. Deja Bienestar Social y centra su nuevo cometido en el departamento de Agua, Medioambiente y Vivienda, que ocupó el fallecido José Ramón García Antón. La que fuera consejera de Industria, Belén Juste, ocupará ahora la Consejería de Turismo, mientras que la titular hasta ahora de este departamento, Angélica Such, ha sido adscrita a Bienestar Social. Finalmente, la titular de Justicia y Administraciones Públicas, Paula Sánchez de León, mantiene el departamento y además será la nueva portavoz del Consell.

El resto se mantiene igual. El vicepresidente segundo Gerardo Camps seguirá frente a Economía, Hacienda y Empleo; Mario Flores, en Infraestructuras y Transporte; Manuel Cervera, en Sanidad; Maritina Hernández, en Agricultura; Rafael Blasco, en Inmigración y Ciudadanía; Serafín Castellano, en Gobernación, y, uno de los más desgastados, Alejandro Font de Mora, en Educación.