Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ertzaintza disuelve dos marchas prohibidas a favor de los presos de ETA

Los agentes han cargado en las calles de San Sebastián contra los manifestantes, que lanzaban botellas

La Ertzaintza impidió este sábado en San Sebastián dos manifestaciones a favor de los presos de ETA, una convocada por el Movimiento pro Amnistía y otra que surgió de una manera más espontánea al ser disuelta la primera. El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco había prohibido la marcha, pero pese a ello los alrededor de 300 personas se concentraron alrededor de las siete de la tarde frente al Kursaal con fotografías de los presos y 10 minutos después se adentraron por el barrio de Gros, adyacente al palacio de congresos.

Cuando una patrulla de la Policía vasca les cortó el paso y les conminó a disolverse, los manifestantes lanzaron varias botellas, por lo que los agentes antidisturbios cargaron para disolver la marcha. A partir de ese momento, las escaramuzas, como el cruce de algunos contenedores, se reprodujeron de manera aislada en varias calles del barrio.

20 minutos después, hacia las siete y media de la tarde, la Ertzaintza había restablecido el orden e identificado a cuatro personas que portaban carteles con rostros de los reclusos de la banda. Personal sanitario de la DYA atendió a un varón de unos 60 años que sufrió una herida en la nariz al tropezarse como consecuencia de las carreras de los alborotadores, según el departamento de Interior del Gobierno vasco.

Sobre las ocho de la tarde, más de un centenar de personas aprovechó una marcha festiva de seguidores de la Real Sociedad hacia el estadio de Anoeta, que anoche jugó su partido del centenario contra el Real Madrid, para sumarse y manifestarse a favor de los presos de ETA después del intento fallido del Kursaal. Pero la Ertzaintza volvió a disolverles y detuvo a uno.

Altercados

Los incidentes se producen apenas 24 horas después de que un centenar de radicales causara el viernes altercados también en la capital guipuzcoana tras impedir la Ertzaintza una marcha por los presos de ETA prohibida por la Audiencia Nacional.

Mientras, las fiestas de Bilbao comenzaron sin problemas tras lanzar el chupinazo Sonia Polo, hermana de un preso de la organización terrorista y cuyo nombramiento había provocado polémica las semanas anteriores. Entre los miles de asistentes al comienzo de las fiestas se escucharon algunos gritos a favor de los reclusos de ETA, según informa Eva Larrauri. El miembro de una comparsa intentó desplegar desde el balcón donde se lanza el cohete festivo un cartel en apoyo a los reclusos, pero se lo impidieron.