La pista, sobre el papel

Detenido un atracador de locutorios que dejó una huella en un folio caído en un asalto

Un pequeño fallo delató a Guillermo A. G. P., un peruano de 35 años, que está acusado de cometer al menos siete robos en locutorios de la capital. Este hombre utilizaba, supuestamente, su furgoneta Berlingo para cometer los asaltos, pero siempre tapaba las placas de matrícula con papel. En el último, la mala fortuna hizo que se le cayera uno de estos folios, en los que estaba su huella dactilar. Esto ha permitido a la Policía Judicial detenerlo y acusarlo de los asaltos, según la Jefatura Superior de Policía.

Las investigaciones comenzaron cuando el dueño de un locutorio del distrito de Latina fue asaltado justo cuando estaba cerrando el comercio. Se le acercaron dos hombres y, tras un forcejeo, le arrebataron la recaudación. Seguidamente huyeron en la furgoneta del supuesto autor. El folio que tapaba una de las matrículas cayó al suelo.

El comerciante lo recogió y lo guardó hasta que llegó la policía. Los agentes mandaron la hoja a la Brigada Provincial de Policía Científica. ¡Y bingo! Los especialistas hallaron una huella que correspondía al ahora detenido. Cuando fueron a su domicilio, le hicieron varios seguimientos hasta localizar su furgoneta.

Cuando Guillermo A. G. P. fue detenido llevaba 40 euros en efectivo, las llaves de su coche y tres bolsas con estupefacientes. Los integrantes del Grupo I de Policía Judicial, especializados en delincuencia internacional, registraron su domicilio, tras ser detenido y conseguir el correspondiente mandamiento judicial. Hallaron 34 bolsitas de cocaína, varios teléfonos móviles y dinero en metálico. La policía le imputa al menos siete atracos en los distritos de Tetuán, Latina, Fuencarral-El Pardo, Usera, Carabanchel y Chamartín, según fuentes policiales, además de un delito de tráfico de drogas. Está en prisión preventiva en la cárcel de Soto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS