Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos quieren ser amigos de Carrie

Cerca de 5.000 personas acuden a los 'castings' para extras de la segunda parte de 'Sexo en Nueva York'

Carrie Bradshaw levanta pasiones en Nueva York a pesar de ser un personaje de ficción. La periodista más fashion, a la que da vida la actriz Sarah Jessica Parker, vuelve a la gran pantalla y sus admiradores no han querido perder la oportunidad de compartir con ella un momento en la gran pantalla, aunque sea de refilón. Por ello los casting para seleccionar a los extras de la segunda parte de la película Sexo en Nueva York han congregado a miles de jóvenes y no tan jóvenes.

Cerca de 5.000 personas han acudido desde la madrugada del martes a las pruebas, en el Metropolitan Pavilion de Manhattan, y han tenido que soportar horas de cola a unos 30 grados, sin sombra e incluso "a un evangelista que les reprochaba cosas sobre Sodoma y Gomorra", según contaba hoy el diario New York Post. Todos ellos creían ajustarse a los requerimientos de los productores, que buscan "modelos, gays y lesbianas, jugadores profesionales de fútbol y gente de corte internacional, con pinta de famoso o de la alta sociedad" para ambientar una película que se espera que llegue el próximo año a la gran pantalla.

Los participantes, en su mayoría mujeres jóvenes con cierto parecido a las famosas protagonistas de la popular serie de televisión, aunque también gente de edad más avanzada, esperan ya con ansia un correo electrónico o un mensaje de texto en el teléfono móvil que les confirme si han pasado esa primera selección. Para los agraciados, el sueldo será de 93,5 dólares (64,8 euros) por un día de rodaje de entre 12 y 16 horas, aunque previsiblemente ésta no sea la principal razón por la que la mayoría de ellos quiere participar en la película.

Los tacones, protagonistas

A las puertas del local se han acumulado hordas de chicas vestidas como Sarah Jessica Parker, la protagonista de la cinta, aunque la mayoría llevaba sus tacones en el bolso y prefería esperar la cola con algún zapato más cómodo. También las hubo que optaron por imitar a Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes. La prueba realizada el martes únicamente consistió en la rápida toma de fotos para realizar una amplia selección e, incluso, hubo cerca de un millar de personas a las que ni siquiera se le permitió el paso al pabellón donde se llevaron a cabo esas audiciones.

La primera película basada en la serie Sexo en Nueva York, emitida por la HBO entre 1998 y 2004 y basada en un libro del mismo nombre de Candace Bushnell, recaudó en todo el mundo más de 415 millones de dólares (288 millones euros) y entusiasmó a la mayor parte de los seguidores de este relato sobre la vida amorosa de cuatro amigas solteras en Nueva York: Sarah Jessica Parker, Cynthia Nixon, Kim Cattrall y Kristin Davis. A ellas se les puede unir la cantante Victoria Beckham , que ha manifestado su interés por participar en el filme, ya que en la primera parte no pudo actuar por coincidir el rodaje con su gira con las Spice Girl.