Entrar en coche a Madrid o a Barcelona es el doble de rápido que en transporte público

Un estudio del RACC subraya la necesidad de hacer más competitivos el metro, el autobús y el cercanías

Acceder a Madrid o a Barcelona en coche es, de media, casi el doble de rápido que hacerlo en transporte público. El vehículo privado es más rápido incluso en las horas punta, cuando el tráfico está más congestionado. Éstas son algunas de las conclusiones a las que ha llegado el Anuario de la Movilidad del año 2008 que ha elaborado el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC).

De media, entrar a los centros de Madrid o Barcelona en coche durante la hora punta supone 39 minutos, mientras que hacerlo usando el transporte público cuesta 72 minutos, es decir, prácticamente el doble. El RACC ha obtenido estos resultados midiendo el tiempo que supone de media llegar a ambas ciudades desde sus respectivas coronas metropolitanas empleando distintos medios de transporte.

Ante estas cifras, el RACC ha subrayado la necesidad de mejorar los transportes públicos para hacer su oferta más competitiva y así atraer a más usuarios que aún prefieren desplazarse en sus propios automóviles. Según el estudio, los conductores sólo estarían dispuestos a dejar sus coches en casa si el transporte público les garantizara unos trayectos de unos 31 minutos, menos de la mitad de lo que tarda ahora de media.

Según el citado dossier, la congestión de los accesos por carretera afecta diariamente a medio millón de usuarios de vehículos privados y autobuses en Barcelona y a un millón en Madrid. Esta congestión, que el informe califica como "una significativa pérdida de la calidad de vida para el ciudadano", supone una pérdida diaria de 11,9 minutos en la ciudad condal y de 14 minutos en la capital de España. Durante las horas punta, la pérdida es aún mayor: 18 minutos en Barcelona y 33 en Madrid.

El mayor colapso en los accesos a Madrid se explicaría por la "notoria diferencia" de la oferta de vías libres y de peaje, ya que mientras en Barcelona es más equilibrada, a Madrid sólo accede por vías de peaje el 3% del tráfico.

El RACC estima el coste de los atascos en cerca de 400 millones de euros anuales en el Área Metropolitana de Barcelona y alrededor del doble en Madrid, el equivalente a un 0,3% y a un 0,6% del Producto Interior Bruto de las respectivas Comunidades Autónomas.

La estrategia que propone el Real Automóvil Club para mejorar esta situación incluye varios puntos: homogeneizar la capacidad de las distintas vías para repartir el tráfico entre ellas, reforzar el transporte público dándole prioridad sobre el privado, estimular la alta ocupación de los automóviles privados y mejorar el funcionamiento de las zonas de aparcamiento de pago.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS