Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se compromete a cerrar la financiación autonómica antes del 15 de julio

Las comunidades gobernadas por el PP piden que Cataluña no reciba un trato preferencial

El vicepresidente tercero, Manuel Chaves, ha asegurado que el Gobierno convocará antes del 15 de julio al Consejo de Política Fiscal y Financiera para cerrar un acuerdo sobre la reforma del modelo de financiación autonómica. Previamente, la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, hará una nueva ronda con los presidentes autonómicos para tratar de cerrar los flecos.

Chaves hizo este anuncio en la Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado, en el que participaron consejeros de todas las comunidades, a excepción de la Rioja. Las comunidades gobernadas por el PP -Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia y Murcia- expresaron sus recelos porque el Gobierno cierre un acuerdo preferente con la Generalitat de Cataluña. Chaves se comprometió a que el acuerdo sea multilateral.

"Solidaridad" y "equilibrio territorial"

El conseller de Relaciones Institucionales de la Generalitat, Joan Saura, ha señalado hoy que ha habido "ciertas mejoras" en la negociación de la financiación autonómica con el Gobierno y ha precisado que dichas mejoras se refieren a las cifras, donde ha habido "unas ligeras modificaciones" aunque ha evitado dar más información ya que "son negociaciones que no pueden tener carácter público, informa EFE.

El resto de representantes autonómicos han recordado al Gobierno que el nuevo modelo debe ser "multilateral" y estar basado en la "solidaridad" y el "equilibrio" territorial. El primero en intervenir ha sido el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, quien ha dicho que las negociaciones del nuevo sistema de financiación se han dilatado "demasiado" y ha estimado necesario "un pacto de silencio" para que pueda alcanzarse un acuerdo definitivo.

Por su parte, la consejera de Administración Pública y de Justicia del País Vasco, Idoia Mendia, ha dicho que su Gobierno será "exigente" para culminar la asunción de las transferencias previstas en el Estatuto de Gernika.

Todas las autonomías han exigido que el nuevo modelo tenga en cuenta las peculiaridades de sus territorios, con factores como la dispersión, el envejecimiento de la población, la extensión territorial o la insularidad.