Rajoy asegura que una imputación del Supremo no supondría la expulsión de Bárcenas

El líder del PP cree que el Gobierno se ha instalado "en la autocomplacencia y la mentira"

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha reiterado su defensa del senador y tesorero nacional de su partido, Luis Bárcenas, implicado en la trama Gürtel que investiga posibles delitos fiscales y de cohecho en las filas del PP y que está en trámites de ser asumido por el Tribunal Supremo.

Rajoy asegura en una entrevista que hoy publica el diario La Razón que si el alto tribunal decidiera imputar a Bárcenas no sería suficiente para decidir su expulsión del partido mientras él mismo no tenga "la convicción de que se han cometido irregularidades".

El líder del PP justifica su postura en que, hoy por hoy, ni él ni los implicados saben exactamente de qué se los acusa, por lo que carece de la información necesaria para tomar una decisión. Además, Rajoy pone de ejemplo el caso del presidente del PP en Canarias, Manuel Soria, que vio cómo se archivaban causas en las que aparecía como imputado.

Más información

Además, Rajoy se muestra convencido de que los casos de corrupción asociados al PP que investigan distintos tribunales no desgastarán al partido que dirige ya que "la gente tiene capacidad para discernir" y asegura que "la mayoría de los políticos son honrados", pero "solo los corruptos son noticia".

Gobierno autocomplaciente

En la entrevista, Rajoy asegura, sobre la crisis económica, que el Gobierno vive "en la autocomplacencia y la mentira". Aunque afirma que los problemas económicos que vive el país son culpa de todos ("hemos vivido por encima de nuestras posibilidades"), cree que el Ejecutivo es quien tiene la responsabilidad de hacer pedagogía y de tomar decisiones.

En cuanto a la política territorial, Rajoy espera que la etapa de reforma de estatutos haya terminado y que empiece "una de cooperación". El líder del PP defiende su afirmación de que su partido puede pactar con cualquier otro de España y recuerda que ellos ya lograron acuerdos cuando solo contaban con 156 escaños en el Parlamento.

Rajoy entra también en el debate sobre el futuro de las centrales nucleares españolas y asegura que "no cerraría ninguna, salvo que tuviera un informe técnico en contra" y aboga por un amplio debate sobre el abastecimiento energético de España: "Estoy a favor de las energías renovables, pero son costosas y su alcance es limitado".

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50