Masivo rechazo a ETA en un clima de unidad

Patxi López afirma que "no cederemos ni un milímetro a los liberticidas"

Multitudinaria manifestación en Bilbao tras el asesinato del policía Eduardo Puelles
Multitudinaria manifestación en Bilbao tras el asesinato del policía Eduardo PuellesSANTOS CIRILO

El corazón de Bilbao, su arteria central, la Gran Vía, ha ejemplificado este sábado el multitudinario rechazo a ETA, tras el asesinato del inspector de Policía Eduardo Pueyes. Pero la masiva presencia ciudadana, estimada en unas 25.000 personas según fuentes de la Policía Municipal, ha tenido una lectura que va más allá de la magnitud de la manifestación: el sentimiento de unidad ha sido absoluto, frente a la división que en otras ocasiones había prevalecido sobre el dolor compartido. La unión de las fuerzas políticas, de las instituciones democráticas ha prevalecido sobre las diferencias ideológicas o tacticistas que en ocasiones habían ensombrecido el objetivo común de la derrota del terrorismo.

Más información

Hasta el orden fue lógico. Primero once jóvenes de distintos partidos (muchos de ellos cargos públicos) han sostenido la pancarta en espera de las víctimas del terrorismo y de los representantes de los distintos cuerpos policiales que iban a liderar la manifestación. Detrás, las autoridades del Estado, encabezadas por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, el lehendakari Patxi López, el presidente del Congreso Javier Rojo, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces, la presidenta del Parlamento Vasco, Arantxa Quiroga y, en una esquina, el embajador francés, Bruno Delaye. Detrás el Gobierno Vasco, después los partidos políticos, con la única excepción del entorno radical (al que no se le esperaba). Y la gente entre medio, antes y después de las autoridades políticas, en un permanente aplauso, sólo roto por lejanos gritos y acompañados por pancartas muy sencillas Por la libertad, ETA no que reproducían en cartones la pancarta oficial: Por la Libertad, ETA no. Askatasuna, ETA ez.

El nuevo espíritu de unidad se ha reflejado desde el inicio de la manifestación. Cuando las víctimas (siete familiares de asesinados por ETA) han sostenido la pancarta han comenzado los plausos; cuando las autoridades de distintas ideologías se han incorporado a la manifestación desde la sede territorial del Gobierno Vasco se han incorporado discretamente a la misma, los aplausos se han mantenido con la misma intensidad.

Era el clima de unidad, quizás no recordado desde los pactos de Ajuria Enea, el momento culminante del acuerdo político.

A las siete en punto de la tarde, la cabeza de la manifestación alcanzaba el Ayuntamiento de Bilbao en el preciso instante en que sonaban las campanas de la casa consistorial. El lehendakari Patxi López, tan emocionado como firme, advertía a ETA y a su entorno de que "no vamos a ceder ni un milímetro a los liberticidas", reclamando la figura del policía asesinado y de todos los que "arriesgan su vida día a día para defender la nuestra". "Todos las victimas de ETA somos nosotros, somos los que queremos la tolerancia y la convivencia". Patxi López ha señalado que "se acabó la impunidad y la arrogancia de los del otro lado de la capucha (...) y pido a la sociedad vasca que se ponga en pie con la dignidad de los justos (...) porque estamos juntos y unidos, sin fisuras".

El mensaje del lehendakari era el resumen de una sintonía general entre los representantes de los distintos partidos . El presidente del PNV en Vizcayua, Andoni Ortuzar señalaba que "el tiempo de ETA, si alguna vez existió ya se ha acabado", mientras la vicesecretaria general del PP, Ana Mato afirmaba que "una banda de asesinos cobardes no van a poder con la sociedad española. Las palabras de la viuda de Eudrado Pueyes, Paqui Hernández, acompañada por sus hijos, ha puesto toda la emoción y la entereza para cerrar un acto de dolor y de fe en el futuro: "no son presos políticos, son asesinos. Sólo han conseguido dejar una viuda y dos huérfanos, pero no me van a ver llorar. Gracias Dios hay muchas personas como mi marido. ¡Viva el País Vasco!".Y los miles de personas, se han diluido por las calles adyacentes, a 25 º de temperatura, en un sábado por la tarde, pensando en el futuro.

Este sábado, la multitudinaria manifestación en repulsa por el asesinato del inspector de la Policía Eduardo Puelles García ha comenzado en silencio en Bilbao tras la pancarta bajo el lema "Por la libertad-Askatasuna, ETA No" portada por familiares de Puelles y de otras víctimas del terrorismo.AGENCIA ATLAS
Tras una multitudinaria manifestación que ha recorrido el corazón de Bilbao para  ondenar el atentado que este viernes ha acabado con la vida del inspector de la Policía Nacional, Eduardo Puelles, el lehendakari Patxi López ha leído un comunicado en el que ha expresado de manera contundente su repulsa a los actos de ETA, y ha advertido a la banda que "ya ha perdido". La viuda de Puelles, Francisca Hernández, se ha dirigido a los asesinos de su marido para advertirles que "lo único que han conseguido es dejar dos huérfanos y una viuda, no van a conseguir nada más, porque gracias a Dios hay mucha gente como mi marido y no van a poder con ellos, cada día van a salir más y más".AGENCIA ATLAS

Marcha en Bilbao

Entre un fuerte aplauso, la marcha, que ha recorrido toda la Gran Vía y la calle Buenos Aires para acabar en el Ayuntamiento, se ha iniciado con la pancarta portada por los dos hijos de Puelles. Con ellos, Iñigo (hijo del empresario Inaxio Uria), Carmen Hernández (viuda del edil del PP Jesús María Pedrosa), Marian Romero (viuda del ex edil socialista Isaías Carrasco), Marian Ziarrusta (viuda del empresario Joxe María Korta), Blanca Villafañe (hija del guardia civil Juvenal Villafñe), Maite Mollinedo (viuda del ertzaina José María Agirre), Dolores Quintanilla (viuda del policía asesinado también en Arrigorriaga Manuel Fuentes) y Maixabel Lasa (viuda del socialista Juan Mari Jáuregui).

Detrás, el lehendakari, Patxi López; la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; los consejeros del Gobierno Vasco y otros responsables institucionales. Así mismo, en lugares destacados estaban los líderes de los partidos políticos vascos como Iñigo Urkullu (PNV), Antonio Basagoiti (PP) y Mikel Arana (EB), además del coordinador general de IU, Cayo Lara; la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín; y la vicesecretaria de Organización del PP, Ana Mato.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50