Muere la actriz británica Natasha Richardson

La esposa de Liam Neeson, de 45 años, no ha podido superar los traumatismos sufridos en un grave accidente de esquí en Canadá

Cumpliendo el tópico que rodea a las familias de intérpretes, la vida de Natasha Richardson no escapó a la profesión de su madre, Vanessa Redgrave, de sus tíos, Corin y Lynn, y de sus abuelos, sir Michael Redgrave y Rachel Kempson. Hija además del cineasta Tony Richardson, uno de los cabecillas del free cinema, miembro de una de las grandes sagas de actores ingleses, que por ahora cierran ella y su hermana Joely Richardson -dos años más joven-, Natasha Richardson ha fallecido a los 45 años tras golpearse el lunes la cabeza en un accidente de esquí en la estación de Mont Tremblant, cerca de Québec.

Trasladada primero a una clínica cercana, cuando parecía que su estado no era grave, posteriormente fue atendida en el hospital de Sacré-Coeur, en Montreal, donde Richardson entró en coma por culpa de un traumatismo craneal. A su lado ya estaba su marido, el también actor Liam Neeson, que viajó desde Toronto donde rodaba el filme Chloe, y en Nueva York, en el domicilio familiar, se quedó Vanessa Redgrave al cuidado de los dos hijos de la pareja. Un portavoz del complejo de Mont Tremblant aseguró: "La actriz se resbaló en una pista para principiantes, mientras recibía una lección de esquí. Iba acompañada de un instructor, que llamó a una patrulla, y, a pesar de que al principio no mostraba ninguna herida, fue inmovilizada por su seguridad. Sólo una hora después empezó a sentirse mal". A petición de su marido, y para que los hijos estuvieran a su lado, un jet privado trasladó al matrimonio la noche del martes a Nueva York, al hospital Lennox Hill, donde su situación crítica empeoró a muerte cerebral. Allí, sus amigos y su familia pudieron despedirse de ella.

Más información
Broadway apaga las luces
El adiós definitivo a Natasha Richardson fue en privado
Liam Neeson vuelve al trabajo tras quedar viudo
Liam Neeson y sus hijos vuelven a sonreír
Fallece Lynn Redgrave a los 67 años

Su amor por el teatro

Richardson disfrutaba mucho más en el teatro que en el cine y la televisión, aunque la primera vez que actuó fue en un filme de su padre, La carga de la brigada ligera, con cuatro años. Estudió en la Central School of Speech and Drama de Londres, su ciudad natal, y volvió ya como profesional detrás de las cámaras en Every pictures tells a store, en 1984, a sus 21 años. A partir de ese momento compaginó el cine con el teatro, tanto en Londres como en Broadway. En la capital británica debutó en el West End con un montaje de La gaviota, de Chejov, con el que ganó el galardón al mejor debutante en los premios de la crítica teatral de Londres. En 1986 actuó en Gothic, de Ken Russell, y su interpretación llamó la atención de Pat O'Connor, que le llamó para Un mes en el campo, con Colin Firth y Kenneth Branagh, y de Paul Schrader, que la contrató para protagonizar Patty Hearst. Entre los múltiples premios teatrales que ha cosechado a lo largo de su carrera está un Tony en 1998 por su participación en la versión de Cabaret que dirigió Sam Mendes en Broadway, y todo tipo de galardones, tanto en Londres como en Nueva York, por su trabajo en Anna Christie.

Su colaboración con Sam Mendes y la compañía Roundabout se repitió con éxito parecido en 2005, cuando encarnó a Blanche DuBois en Un tranvía llamado deseo, con John C. Reilly como Stanley Kowalski.

Su relación con el cine

En cine las cosas le fueron muy bien hasta mediados de los noventa. Tras Patty Hearst, enlazó Creadores de sombras, con Paul Newman; El cuento de la doncella, de Volker Schlöndorff y con Robert Duvall; El placer de los extraños, de nuevo con Schrader, o El pico de las viudas, de John Irvin. Divorciada del cineasta Robert Fox, en 1994 conoció en el rodaje de Nell a su actual marido, Liam Neeson, y decidió relajar su vida profesional para dedicarse a su familia, un parón que sólo traicionó en 1998 cuando encarnó a la madre de Lindsay Lohan en Tú a Londres, yo a California.

Con el cambio de siglo y tras el éxito de Cabaret, Richardson volvió a la gran pantalla con Chelsea walls, Waking up in Reno, Sucedió en Manhattan, la estupenda Asylum o La condesa blanca. El año pasado, en Evening, de Lajos Koltai, cumplió un sueño largo tiempo ansiado, trabajar con su madre (y hacer en la pantalla también de madre e hija), en este drama sentimental con secreto familiar en su interior. En España, aún está pendiente de estreno Wild child, su último papel en el cine.

De carácter guerrillero, no se amilanó cuando varios periódicos aseguraron en 1998 que su matrimonio estaba en crisis, y ganó el posterior juicio por libelo en Estados Unidos -poseía la nacionalidad estadounidense-. Reputada cocinera, su casa era lugar de encuentro en Nueva York de la numerosa colonia actoral británica.

La actriz fallecida Natasha Richardson, junto a su esposo Liam Neeson, en una foto de septiembre de 2002.
La actriz fallecida Natasha Richardson, junto a su esposo Liam Neeson, en una foto de septiembre de 2002.AFP
Hija de Vanesa Redgrave y mujer del actor Liam Nesson, la intérprete había sufrido un gravísimo accidente de esquí este lunesVídeo: AGENCIA ATLAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS