Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Robin de la banca' dormirá esta noche en comisaría

Los Mossos detienen al 'antisistema' que estafó 492.000 euros a 39 bancos

Lo que para la policía es una estafa millonaria, para él es sólo una "expropiación". Lo que el Código Penal tipifica como delito, él lo entiende como una forma imaginativa de lucha y cambio social. La batalla entre esas dos formas de entender la vida se ha resuelto, al menos en lo que toca a los hechos, a favor del sistema. El caso es que la peculiar aventura de Enric Duran, el llamado Robin Hood de la banca, el chico que logró 492.000 euros en créditos personales a través de empresas ficticias y a sabiendas de que no los iba a devolver, ha tocado hoy a su fin. Y de una forma inesperada.

Hace seis meses, el joven activista antisistema anunció a bombo y platillo su gesta: había defraudado a 39 entidades bancarias. Lo hizo a través de una revista de gran tirada (más de 300.000 ejemplares) que pagó, de hecho, con el dinero robado. Algunos bancos le denunciaron. Duran, que de chaval había dedicado su tiempo al tenis de mesa y que tomó "conciencia social" a través de la lectura, decidió poner tierra de por medio y marcharse a un "exilio preventivo" en un país de Suramérica.

Su sorpresiva acción de moderno Robin Hood -y la antipatía social hacia el mundo de la banca- le encumbraron como abanderado de los movimientos sociales. Su éxito fue tal que jamás pensó que tendría que pagar las consecuencias. En una carta desde el exilio, Duran, de 33 años, escribió: "El impacto es demasiado grande como para que me puedan encarcelar".

Los hechos demuestran que se confió. El Juzgado de Instrucción número 29 de Barcelona mantuvo abierta la causa contra él y hoy ha dictado una orden de detención. Agentes de paisano y de antidisturbios de la policía catalana han echado el guante a Duran en el rectorado de la Universidad de Barcelona. El que (también para algunos) es un héroe popular ha sido detenido un 17-M, justo seis meses después de su salto a la fama. Había vuelto a Barcelona para reventar la crisis y trabajar por el cambio social, pero hoy pasará la noche en una celda de la comisaría de Les Corts.