Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero califica de "infundio" la denuncia del PNV sobre supuestas relaciones PSE- Batasuna

El PSE niega que exista la "pinza" con la izquierda 'abertzale'.- Egibar (PNV) afirma que los socialistas vascos diseñan un nuevo escenario para la "pacificación"

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha calificado hoy de "infundio" las declaraciones del presidente del PNV, Iñigo Urkullu, en las que asegura que ya hay rumores sobre la posibilidad de que el PSE está recomponiendo puentes con Batasuna. Zapatero ha respondido de esa forma a Urkullu en la conferencia de prensa que ha ofrecido junto al presidente de Serbia, Boris Tadic.

Antes de estas declaraciones, el secretario de Organización del PSE-EE, Rodolfo Ares, ya había negado que el PSE mantenga contactos con Batasuna como dio a entender Urkullu, a quien acusa de querer "crear confusión". En declaraciones a TVE, Urkullu ha manifestado que hay una "pinza entre la autodenominada izquierda abertzale, PSE y PP para desalojar al PNV del Gobierno e instituciones".

Más lejos que Urkullu ha ido el presidente del PNV de Guipúzcoa, Joseba Egibar, que ha advertido del "silencio clamoroso" que guarda la izquierda abertzale ante un posible Gobierno vasco del PSE y ha vaticinado que dentro de los socialistas vascos "alguien estará ya diseñando" un nuevo escenario para "la exploración de vías o modelos de pacificación".

En una entrevista a Telecinco, Ares ha dicho que es "absolutamente falso" que el PSE haya tenido contactos con Batasuna y ha indicado que es una declaración "más" de Urkullu "para sembrar la confusión". "Hemos dicho que lo que corresponde es combatir a ETA y a quienes amparan al terrorismo en todos sus frentes, también desde la política y eso es precisamente lo que no han hecho los gobiernos de Ibarretxe", ha agregado. El PNV, ha recordado, no ha liderado "la reacción cívica y social de la repulsa y rechazo" a todos aquellos que "amparan y justifican la violencia", por ello, Ares ha asegurado que esto será una prioridad para el partido. Así, ha indicado que no habrá "lugares de impunidad" para los que apoyen los actos terroristas. "No hay absolutamente ningún cauce abierto ni los habrá con el mundo de los radicales abertzales", ha sentenciado.

Unió: "No queremos alimentar la esperanza de continuidad de Zapatero"

J. FOGUET / Barcelona

La semana pasada fue Convergència quien avisó al presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, de que no tendrá en el nacionalismo moderado catalán un oportuno aliado. Artur Mas sostuvo que "CiU no será el salvavidas del PSOE". Categórico. Existían algunas dudas sobre cómo reaccionaría el socio menor de la federación nacionalista, Unió, que liderado por Josep Antoni Duran Lleida (hombre fuerte de CiU en Madrid) siempre ha sido más proclive al pacto con los socialistas. Pero Unió se ha sumado hoy a la línea dibujada por Mas, a la sazón presidente de CiU, y deja la política de alianzas del PSOE, tras las elecciones vascas y gallegas, lista para sentencia. "No queremos alimentar la esperanza de continuidad de Zapatero", ha señalado el secretario general de Unió y mano derecha de Duran, Josep Maria Pelegrí.

La tesis de los democristianos se sustenta en que CiU "no tiene ninguna obligación" con los socialistas, básicamente "porque no se ha generado". No hay feed-back. Los nacionalistas han tenido juego en el Congreso en aspectos económicos pero aspiran a más. Otro elemento a tener en cuenta es que queda poco más de año y medio para los comicios catalanes y sería difícil de explicar una alianza con el PSOE, partido hermano del PSC que gobierna Cataluña junto a ERC e ICV-EUiA. Pelegrí ha subrayado que "es Zapatero quién ha perdido los apoyos parlamentarios, no CiU". Sólo el grupo nacionalista liderado por Duran, con sus diez diputados, podría ser la muleta parlamentaria que necesita el Gobierno. Eso sí, los democristianos dejan claro que puede haber pactos puntuales en aspectos que protagonicen su programa electoral.

Los nacionalistas han querido pasar balance del primer año de la segunda legislatura de Zapatero y han sido críticos asegurando que "hemos pasado de un Zapatero eufórico a un presidente instalado en el tacticismo y con un entorno degradado". Pelegrí apostilló que "debilita a Zapatero tener un ministro de Economía que en plena crisis sólo piensa en ser exministro".

ERC vincula apoyos puntuales a Zapatero a avances en financiación

BERTRAN CAZORLA / Barcelona

Suspenso. Así ha calificado ERC el primer año de la segunda legislatura del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero cuando se cumple, hoy, un año de las últimas elecciones generales. Joan Ridao, diputado republicano en el Congreso, ha expuesto esta mañana, tras la ejecutiva de su partido, las razones por las que suspenden al Gobierno socialista: "Zapatero afronta la crisis con políticas improvisadas y equivocadas", ha asegurado, y ha añadido que la carpeta catalana, lejos de cerrarse, acumula agravios. A saber, no hay acuerdo sobre financiación, ni sobre la gestión del aeropuerto de El Prat, ni sobre Cercanías de Renfe. Ridao ha dejado clara la consecuencia de este suspenso: "ERC no tendrá ningún acuerdo estable con el gobierno de Zapatero".

En un momento en que la aritmética parlamentaria se complica para el presidente del Gobierno porque ya no cuenta con el apoyo del Bloque Nacionalista Galego (BNG) y, previsiblemente, tampoco del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Ridao también ve muy difícil llegar a acuerdos puntuales en políticas sociales mientras no haya avances en las reivindicaciones del Gobierno catalán del que Esquerra forma parte. Ridao ha excluido, por ejemplo, apoyar reformas como la del aborto mientras el PSOE se plantee pactar con el PP el nuevo sistema de financiación. El republicano ve posible ese pacto entre los socialistas y populares, y ha asegurado que sería "casus belli" para su partido. Pero no ha querido especular con las consecuencias que tendría para el tripartito catalán, donde ERC gobierna junto a los socialistas del PSC y los ecosocialistas de ICV.

ICV ofrece a Zapatero apoyo parlamentario si cambia sus prioridades

El secretario general de ICV y diputado de esta formación en el Congreso, Joan Herrera, ha ofrecido hoy al presidente del Gobierno su apoyo parlamentario si reorienta su política económica, si cumple sus compromisos con Cataluña y si impulsa medidas sociales y medioambientales "de izquierdas", informa Efe. En rueda de prensa, Herrera ha trasladado su disponibilidad a José Luis Rodríguez Zapatero tras denunciar, cuando se cumple el primer aniversario de las elecciones generales, que este año ha sido "decepcionante" y un periodo "perdido".

El número dos de Iniciativa ha recordado a Zapatero que "hay una mayoría de izquierdas" capaz de darle estabilidad en el Congreso, y ha mencionado a formaciones como ICV, IU, ERC, Nafarroa Bai y el BNG. "Antes de las elecciones gallegas oímos que fiaba su suerte a (Emilio Pérez) Touriño; ahora lo hace a Patxi López. Es la hora de que fíe su suerte a la voluntad de la gente de izquierdas", ha subrayado el diputado de Iniciativa en el Congreso.

Más información