El despampanante retorno de Britney Spears

La cantante dio el puntapié inicial de su nueva gira mundial anoche Nueva Orleans, su ciudad natal

Casi cinco años habían pasado desde la última vez que Britney Spears se fue de gira. Hasta anoche, cuando la princesa del pop estrenó con bombos y platillos su nuevo world tour en su Nueva Orleans natal.

Payasos, ninjas, acrobacias aéreas, descenso del cielo y hasta un acto inicial en el que ella misma asesinaba, emulando a Kill Bill, nada menos que a Pérez Hilton, el comentarista online más odiado de las famosas de Hollywood... Así fue el retorno de Britney Spears en concierto.

Según informa MTV, el show duró cerca de dos horas, en los que la cantante se cambió incontables veces de vestuario (se disfrazó de domadora, de policía, de stripper, etc) y recorrió sus temas más insignes, mezclándolos con los de su nuevo disco, Circus, que le da nombre a la gira y que lleva vendidas casi un millón y medio copias.

Más información
Prohibidas las drogas en el equipo de Britney
Un millón de dólares al mes para ser como Britney Spears
Britney Spears, subasta un vestido para Haití
Britney Spears separa los mundos del trabajo y del amor

El grupo Pussycat Dolls fue el elegido para telonearla, y estuvo tocando aproximadamente 40 minutos antes del comienzo del concierto de Spears. Mientras tanto, el público llenaba el recinto, ya que los fans esperaron varias horas antes de que se abrieran las puertas. Las entradas estaban agotadas hace meses.

Según cuenta la BBC, lo más pobre del concierto fue la comunicación de la cantante con el público. No fue sino hasta el final de las dos horas de recital cuando Spears saludó a sus seguidores con un tibio: "Gracias, New Orleans. Os quiero. ¿Lo habéis pasado bien? Muchas gracias".

La gira continúa la noche del jueves en Atlanta. Más adelante tiene previstos conciertos en otras 31 ciudades a través de Estados Unidos y Canadá para luego cruzar el Océano y cerrarla en junio con ocho recitales en Londres.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS