La Guardia Civil busca en Francia el cadáver de Publio Cordón

El empresario fue enterrado en la Provenza por los GRAPO tras morir al saltar por la ventana en un intento de huida, según la declaración de Silva Sande

La Guardia Civil busca en Francia el cadáver del empresario Publio Cordón, secuestrado por los Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre (GRAPO) hace más de 13 años, según ha informado la Cadenas Ser y han confirmado fuentes de la investigación. Los agentes tratan de localizar el cuerpo sin vida del empresario, que de acuerdo con la declaración del terrorista Fernando Silva Sande, quien intervino en el secuestro, fue enterrado en una fosa que hicieron los mismos captores en la región de la Provenza.

Según el testimonio de Silva Sande, que obra en poder de los investigadores desde el pasado mes de noviembre, el empresario fue secuestrado en Zaragoza y posteriormente trasladado a Francia. Allí estuvo retenido en un piso en Mont Ventoux -una zona de la región de la Provenza en el sureste de Francia- del que intentó huir saltando por la ventana lo que le causó el fallecimiento, siempre según la declaración del histórico grapo.

Más información
Muere en la cárcel uno de los GRAPO que secuestraron a Publio Cordón
"Los GRAPO nos estafaron, pero volvería a pagar el rescate sin prueba de su vida"

400 millones de rescate

El propio Silva Sande ha sido quien ha guiado a los agentes hasta la zona donde podrían estar los restos del empresario. Una veintena de agentes del servicio de información de la Guardia Civil se encargan de la búsqueda para la que están empelando detectores de metales al sospechar que las herramientas que emplearon para cavar la fosa podrían estar también bajo tierra junto a los restos.

Casi dos meses después del secuestro, la familia del empresario fue a Francia para pagar el rescate, pero el empresario ya había muerto. Tras desprenderse de los 400 millones de pesetas que exigían para el rescate, los GRAPO aseguraron que le dejarían en libertad, pero esto nunca llegó a suceder. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska, encargado de la instrucción del sumario sobre el secuestro, ha reabierto la instrucción tras conocer la nueva declaración del terrorista y ha declarado el secreto de las actuaciones.

28 años de cárcel

Cordón fue secuestrado el 27 de junio de 1995 cuando salía de su domicilio en Zaragoza. En 2005 las autoridades francesas entregaron a Silva Sande a España tras permanecer siete años en una prisión del país vecino y la Audiencia le condenó a 28 años de cárcel aunque absolvió a otros dos miembros de la banda, acusados de haber ordenado el secuestro. La principal prueba contra el terrorista fue un manuscrito que la policía francesa localizó en noviembre de 2000 en su domicilio de París en el que el terrorista asumía toda la responsabilidad en la acción.

La sentencia de la Audiencia Nacional consideró probado que Silva Sande intervino en el secuestro, a pesar de que en el juicio negó estar implicado. Desde entonces no se habían conocido nuevos detalles que permitieran avanzar en la investigación sobre el paradero del empresario.

La esposa de Cordón asegura que es una "muy buena noticia"

Esperanzada tras más de 13 años sin conocer el paradero de su marido, la esposa de Publio Cordón, Pilar Muro, ha calificado como una "muy buena noticia" que la Guardia Civil busque el cuerpo de su marido, secuestrado por los GRAPO y "una satisfacción que la Guardia Civil siga con sus investigaciones".

"Estoy encantada; para la familia, fenomenal", ha afirmado la esposa del empresario en unas breves declaraciones. Pilar Muro ha explicado que hace tiempo le dijeron que tenían "datos nuevos", pero ha asegurado no saber "nada más, ni en qué estado tienen la investigación".

52 días después de producirse el secuestro de Cordón, la familia se desplazó a Francia para pagar el rescate que los GRAPO fijaron en 400 millones. Pero según la declaración del terrorista Silva Sande, el empresario ya habría fallecido cuando se produjo ese encuentro, pese a que entonces les garantizaron que le dejarían en libertad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS