Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE arropa a "su ministro" a pesar de su "inoportunidad"

En la dirección socialista reconocen que no les gusta la caza. -Bermejo pagó 1.000 euros por la primera jornada y gratis la segunda porque fue invitado a un "descaste"

"Es nuestro ministro y, además, es muy buena persona". Esta consideración expresada en la intimidad, va dirigida al ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo y pertenece al portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso. De esta manera Alonso y, con el mismo énfasis, la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, han defendido al titular de Justicia en la reunión de la comisión permanente de su partido para que ninguno de los propios "se equivoque", según fuentes de la dirección socialista.

En efecto, corría el riesgo de que ante el desasosiego que ha producido en las filas socialistas la coincidencia de Bermejo con el juez Baltasar Garzón en una cacería, las filas no estuvieras suficientemente prietas ante las embestidas políticas del PP. "El PP quiere que miremos el dedo y no la luna; pues no, vamos a mirar a la luna". Esta es otra frase que atribuyen las fuentes informantes a José Antonio Alonso, en el entendido de que la luna es el símbolo que utiliza para fijar la atención en la trama corrupta que afecta presuntamente a algunos cargos municipales y autonómicos del PP.

Lo cierto es que los populares han aprovechado la montería para disparar contra el Gobierno y contra el juez acusándoles de connivencia. "Tan poco sólido creen que es el Estado de Derecho para pensar que se tambalea porque coincidan en el mismo espacio físico un juez y un ministro?, se pregunta Leire Pajín. "¿Pero qué pasaba y qué pasa en la cacerías a las que va el PP?", remacha en pregunta retórica.

Los miembros de la ejecutiva salieron ayer de la reunión firmes en su decisión de arropar al ministro que, además, será cuestionado el miércoles de manera inmisericorde, también, por la huelga de jueces. "¿Pero a usted que le parece la jornada del ministro con el juez en una cacería?". A esta pregunta insistente Leire Pajín sonreía y no dejaba dudas de que no picaba: "La dirección del PSOE no va a caer en la trampa y en la estrategia de algunos de desviar la atención sobre lo importante: presuntos sobornos, presuntos cobros y presuntos espionajes en los que podría haber cargos del PP". Pero seguían las preguntas sobre lo mismo. "Un ministro en su tiempo libre puede hacer lo que quiera, con independencia de lo que yo haría; también un policía y un periodista pueden coincidir en un mismo lugar de ocio y ninguno de los dos pierde su independencia", insistía para quitar hierro a la coincidencia.

Y aunque el cierre de filas en torno a Bermejo es un hecho, en fuentes de la dirección del PSOE se reconoce que el ministro tiene un problema con el propio partido que tiene la obligación de sostenerlo. "A nadie de la dirección del PSOE le gusta la caza y por lo que vemos a pocos dentro del Grupo Socialista", relatan en la ejecutiva. Y en virtud de la nula propensión "al hecho cinegético", según expresión del ministro ante la comisión de Justicia de la pasada semana cuando fue interpelado por este asunto, también se antoja excesivamente cara esa afición. Se quedaron más tranquilos, no obstante, cuando Bermejo aseguró que el encuentro con Garzón, seguramente había sido "inoportuno", y que la jornada del sábado le había costado 1000 euros; la del domingo gratis, porque, según la versión del ministro, le invitaron a un "descaste", que quiere decir, caza controlada para eliminar el exceso de población en una finca.