Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional confirma la anulación de las listas de Askatasuna y D3M

El alto tribunal avala la decisión del Supremo al considerar que ambas formaciones están "al servicio" del entramado Batasuna-ETA

El Tribunal Constitucional ha confirmado por unanimidad la anulación de las candidaturas del partido Askatasuna y la agrupación Demokrazia 3 Milioi (D3M) a las elecciones vascas del próximo 1 de marzo, han informado fuentes de este tribunal. Las candidaturas habían sido impugnadas por la Fiscalía y el Gobierno. El alto tribunal avala la sentencia del Tribunal Supremo del pasado domingo en la que anulaba sus candidaturas al considerar que ambas formaciones están "al servicio" del entramado Batasuna-ETA

La decisión, comunicada a las 23:58 horas del jueves, dos minutos antes del comienzo de la campaña electoral, ha sido adoptada por los cuatro miembros de la Sala Primera del Constitucional, los magistrados María Emilia Casas, Jorge Rodríguez-Zapata, Manuel Aragón y Pablo Pérez Tremps. Será la primera vez en la historia que la izquierda abertzale radical no estará presente en las elecciones al Parlamento del País Vasco.

Los magistrados del Constitucional consideran que el Supremo "ha acreditado la efectiva voluntad de defraudar pronunciamientos judiciales -en referencia a las ilegalizaciones de Batasuna y sus sucesoras- mediante la instrumentalización de determinadas candidaturas electorales al servicio de partidos políticos ilegalizados".

El Supremo estableció "sin sombra alguna de duda" que D3M está "dirigida, preparada, organizada, dinamizada, controlada y animada" por el entramado de Batasuna y ETA, mientras que Askatasuna es "un eslabón más de la cadena de entidades que ETA-Batasuna viene utilizando".

La sentencia

Respecto de Askatasuna, el Constitucional considera que el conjunto de pruebas valoradas por la sala del 61 del Tribunal Supremo para acordar la anulación de sus listas electorales permiten concluir que este partido está "al servicio" de la organización terrorista. La sala considera "de especial relevancia" una de las conclusiones del Supremo más discutidas por Askatasuna, que se deriva del hecho de que muchas de las personas que figuran en sus listas hayan avalado "la presentación de candidaturas frente a las que, sin embargo, pretendían concurrir en unas mismas elecciones", en referencia a D3M.

Frente al argumento de Askatasuna de que son lícitos "los gestos de solidaridad con los oponentes políticos", el Constitucional da validez a la conclusión del Supremo de que la verdadera razón de esa conducta no era precisamente el "apoyo testimonial a un adversario" al estimar que ese tribunal se basó "en la concurrencia de otras pruebas también debidamente practicadas y razonablemente motivadas".

La sentencia rechaza también otras alegaciones, como la de que se vulneró el derecho a la intimidad personal de los candidatos de Askatasuna porque los informes de la Policía y de la Guardia Civil incluían datos personales -como su relación con partidos ilegalizados anteriormente- sin que hubieran prestado su consentimiento para ello.

El Constitucional afirma que es lícito "valerse de datos personales obtenidos en fuentes accesibles al público para evitar que se defraude un pronunciamiento firme de ilegalidad y disolución de un partido político contenido en una sentencia del Tribunal Supremo", en referencia a la resolución por la que ilegalizó HB-EH-Batasuna.

Continuidad de los partidos ilegalizados

En cuanto a D3M, el tribunal ha considerado que ha quedado acreditada la "efectiva voluntad" de la agrupación electoral de "defraudar pronunciamentos judiciales firmes" mediante su instrumentalización al servicio de los partidos políticos ilegalizados HB-EH-Batasuna, ANV o EHAK/PCTV.

La resolución sostiene que la conclusión alcanzada por el Supremo de que existe una continuidad o sucesión de D3M respecto de los partidos ilegalizados ya citados, es un "juicio razonable y no arbitrario".

"No es irrazonable deducir del documento intervenido a un presunto miembro de ETA y del documento programático atribuido a Batasuna, que tanto la organización terrorista como los partidos ilegalizados han diseñado una estrategia de continuidad, enmarcada en la línea estratégica trazada por ETA para los procesos electorales que siguieron a la disolución de aquellos", subraya.