Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La red de corrupción vinculada al PP

La trama de corrupción liquida los lazos entre PP y PSOE en materia de Justicia

El PP rompe "cualquier interlocución" con el ministerio de Justicia mientras que Bermejo siga al frente

Arropado por los principales dirigentes de su partido, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha defendido la "honorabilidad" de su formación y ha negado cualquier relación con la trama empresarial que se beneficiaba de sus vínculos con dirigentes populares para conseguir contratos públicos. Rajoy ha arremetido contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón al exigir que abandone la investigación y anunciar que pedirá su recusación. La ruptura de la interlocución con el ministerio de Justicia ha sido escenificada esta tarde cuando el portavoz del PP en Justicia, Federico Trillo, ha anunciado que su partido "por sentido de la responsabilidad", no puede seguir en el pacto por la Justicia suscrito con el Gobierno mientras Mariano Fernández Bermejo siga al frente de la institución.

El PP exigirá también el levantamiento del secreto de sumario y pedirá la comparecencia en el Congreso del fiscal general del Estado para que explique "el trato desigual" que, según ha afirmado Rajoy, proporciona a los partidos. "Todo se produce en plena campaña electoral y mientras España atraviesa una crisis económica", se ha quejado Rajoy, quien ha denunciado que nunca en España la fiscalía había hecho un uso "tan partidista".

Ademas, Rajoy ha tildado de "obsceno" que Bermejo haya ido de cacería con el juez Garzón el pasado fin de semana. "Liquida la calidad de la democracia y hace daño a las instituciones", ha insistido.

El PSOE ha criticado duramente las acusaciones del líder popular. El portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ha afirmado que Rajoy ha perdido "los papeles" al frente de un PP "antisistema". Según Alonso, las palabras de Rajoy suponen una "vulneración frontal de las reglas del Estado de Derecho que denigra de forma intolerable a las instituciones". Alonso ha asegurado que el PSOE retomará el diálogo con el PP cuando Rajoy rectifique. Por su parte, Bermejo ha censurado ayer las acusaciones del PP por "lanzar cortinas de humo" y "disparar contra el Estado de Derecho para tapar" sus problemas internos.

Cohesión de los populares

El presidente del PP ha afirmado que también pedirá explicaciones al presidente del Gobierno en el Congreso y ha querido destacar la "cohesión" de su partido para destapar la inocencia de su formación. "El PP no tiene nada que ver con las detenciones", ha insistido Rajoy, que ha subrayado que sólo dos de los 37 imputados tenían algún cargo en su partido y ambos han dimitido.

Para Rajoy, los hechos no son "una trama del PP", si no una trama "contra el PP" y ha asegurado que hará todo lo que esté en su mano "para que nadie manche el nombre del partido". El líder de los populares ha tratado de relacionar la investigación con la situación que se dio en 1999 con el fraude del lino, que como ahora, se produjo en "plena campaña". "Quedó en nada pero el daño ya estaba hecho", ha asegurado.

"El PP no tiene más información que la que publican los medios", ha apuntado Rajoy, para quien su formación se encuentra en "indefensión". "No se puede encausar a quien no conoce de qué se le acusa".

Barberá propone a Rajoy que comparezca para reforzar la imagen de unidad

En el último momento, Rajoy ha cambiado sus planes iniciales para reforzar la imagen de unidad del partido. La intención del líder de los populares era que compareciera ante los medios la secretaria general, María Dolores de Cospedal. Sin embargo, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha propuesto a Rajoy que fuera él quien leyera en público las conclusiones de la reunión con todos los dirigentes detrás para ofrecer una sensación de mayor cohesión.

Los dirigentes del PP han sido los primeros en aparecer en la sala de prensa hasta la llegada de su líder. Una vez ante el micrófono, Rajoy ha insistido en que si alguien de su formación hubiera cometido algún delito "se tomarán las medidas oportunas". Sin embargo, el presidente del PP ha insistido en la honradez del proyecto de su partido". "Mucha gente ha confiado en nosotros; ni yo ni el PP vamos a dejar que se juegue con nosotros", ha afirmado. Rajoy ha cerrado su intervención con un mensaje de "cohesión". "Estamos decididos a defender con contundencia la honorabilidad del partido", ha concluido.

Pese al clima de unidad que se ha querido escenificar, la principal discrepancia de la reunión de los dirigentes populares la ha protagonizado la consejera de Medio Ambiente de Madrid, Ana Botella, que ha pedido que se empleara el mismo apoyo interno para defender la época de Gobierno de José María Aznar.

Más información