Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DAVID HAMMERSTEIN ENTRA EN GAZA

"Con la primera bomba corrimos, ellos no"

Un grupo de europarlamentarios, un español entre ellos, logra entrar en la franja de Gaza desde Egipto durante un par de horas

"Entrar en la franja de Gaza es entrar en una ciudad del siglo XIX". Casi 20 días después de que Israel iniciase la ofensiva contra Gaza, son pocos los que han podido acceder a la franja para dar testimonio de los estragos del ataque. El eurodiputado español del Grupo Verde David Hammerstein es uno de ellos. El pasado domingo, junto a otros siete parlamentarios de la UE y un senador italiano, Hammerstein logró entrar en Gaza desde Egipto por el paso de Rafah, al sur del territorio gobernado por Hamás.

Nacido en Los Ángeles (California, EE UU) hace 53 años, y español desde 1986, Hammerstein desempeña desde su asiento en Estrasburgo una labor cuando menos constante en la denuncia de las agresiones al medio ambiente en España. Tres días después de visitar durante algo menos de dos horas el sur de Gaza, Hammerstein contesta vía telefónica a este diario. Dos visiones: la mirada de los niños y la experiencia de los palestinos ante las bombas: "Con la primera bomba que explotó empezamos a correr. Ellos (ciudadanos palestinos) ni corrían, saben que sirve de poco".

Pregunta. ¿Cómo lograsteis entrar en la franja de Gaza?

Respuesta. Ha sido complicado. Negociamos con las autoridades de Egipto y las Naciones Unidas. La invitación la recibimos de la agencia de la ONU para los Refugiados en Palestina (UNRWA). Los que hemos entrado hemos tenido que firmar unos papeles en los que eximimos al Gobierno español de cualquier responsabilidad.

P. ¿Cuál es la fotografía de la franja desde el terreno?

R. Es una situación dantesca. Entrar en Gaza es entrar en una ciudad del siglo XIX. Hay edificios bombardeados, basura en las calles, no hay nada en los estantes. Es imposible que los bombardeos no toquen a los civiles. Encontramos a madres con sus niños que nos pedían que se parasen los ataques. Cada bombardeo hacía temblar la tierra y sacudir el cuerpo. Varios de nosotros no pudimos reprimir las lágrimas viendo la cara de los niños y el futuro que les espera.

P. ¿Se distinguen a los civiles de los milicianos de Hamás?

R. No vimos ningún militante de Hamás que se mostrase de forma abierta. No vimos gente armada salvo tres o cuatro en la frontera.

P. ¿Llega la ayuda humanitaria?

R. La labor humanitaria se dificulta mucho incluso durante las tres horas de tregua en las que tampoco hay calma porque se oye el ruido de morteros. Incluso media hora después de salir por la frontera de Rafah hubo una explosión cerca que causó heridas a soldados egipcios

No hay comida, todos los productos escasean. Las organizaciones nos han contado que es difícil hacer su labor porque ya han muerto varios de sus empleados. La ayuda no es suficiente.

P. ¿Cuánto tiempo estuvieron en el sur de la franja?

R. Estuvimos menos de dos horas. Salimos después de que los panfletos lanzados por la aviación israelí anunciasen que se iban a intensificar los ataques. Quisimos estar más tiempo pero nos advirtieron de que saliéramos.

P. Imagino que ha tenido conocimiento de las manifestaciones en España de este fin de semana y la participación del PSOE...

R. El papel del Gobierno y la Unión Europea tiene que ser más fuerte. Esta guerra se podría haber evitado. Es el último resto de Bush. Después de un cambio en la Administración norteamericana, Obama ha emitido algunos mensajes en las últimas horas y la prensa estadounidense ha dado algunas señales.

P. ¿Cómo afecta su origen judío a la visión del conflicto?

R. Me rompe el corazón ver como Israel, a la que también quiero, recurre a la fuerza y muerte, para conseguir la paz con sus vecinos árabes. Así no va a conseguir nada. Me gustaría además señalar que la falta de periodistas internacionales se nota mucho. Crea el contexto para permitir los crímenes contra la población civil. Sin ojos es imposible hacer cumplir las leyes humanitarias internacionales.

El 'Spirit of Humanity' vueve a intentarlo

La organización Free Gaza ha vuelto a embarcarse en un nuevo intento de superar por mar el bloqueo israelí a la franja de Gaza. Desde el puerto chipriota de Larnaca, un grupo de 36 personas, periodistas, políticos, activistas y personal médico entre ellos, a bordo del buque 'Spirit of Humanity' ha partido con la intención de llevar hasta la población palestina varias toneladas de ayuda de emergencia y con el objetivo también de ser testigos de los efectos de la ofensiva lanzada por Israel hace casi 20 días.

Entre los ocupantes del 'Spirit of Humanity' se encuentra el senador español de Izquierda Unida, Joan Josep Nuet, que ayer manifestó a este diario su intención de permanecer durante unos tres días en la franja para luego ponerse en contacto con las autoridades españoles y relatarles lo visto durante su estancia. El 'Spirit of humanity' ya intentó emprender el viaje hace 48 horas, pero problemas mecánicos le obligaron a regresar a Chipre. La última intentona de romper el bloqueo de Israel por mar llevada a cabo por la organización Free Gaza fue cortada por los disparos de advertencia de un buque militar israelí que desvió la travesía hacia las costas libanesas.

Más información