Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El terrorismo golpea al empresariado vasco

La CEOE y el PP piden expulsar a ANV de los ayuntamientos

Aralar se une a EA -los dos socios de gobierno de ANV en Azpeitia- y abandona la coalición.- El PNV abre la puerta a una moción de censura contra ANV si cuenta con el apoyo de EA y Aralar

El asesinato de un empresario en Azpeitia y la ausencia de condena de los atentados por parte del alcalde de ANV está empezando a abrir una brecha sobre las medidas a tomar. En la reunión de este jueves entre todos los partidos, empresarios y sindicatos, en la que se ha pactado un comunicado conjunto, Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE, ha tomado la palabra cuando ya concluía el cónclave para pedir a los partidos una "reflexión" para lograr la "expulsión" de ANV de los ayuntamientos que gobierna. "Que yo sepa, es una organización ilegalizada", ha sentenciado. El portavoz del PSOE, José Antonio Alonso, no se ha pronunciado sobre el fondo, pero ha tratado de cortar el debate: "Este no es el marco, ni el momento ni el lugar para discutir eso. Hoy se trata de que ante la opinión pública salgamos con un mensaje de unidad y de consenso", ha dicho según varios de los presentes.

Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz del PP, ha explicado que ella estaba totalmente de acuerdo y que su líder, Mariano Rajoy, acababa de pedir la disolución de los ayuntamientos de ANV. Rosa Díez, de UPD, se ha mostrado de acuerdo con Díaz Ferrán y ha sido Gaspar Llamazares, de IU, quien ha dejado claro que no estaba de acuerdo por motivos legales. "Coincido con el objetivo de aislar a ETA y a los que apoyan la violencia, pero discrepo del planteamiento que se ha hecho por respeto al estado de derecho. En un estado de derecho la no condena individual no es delito en un estado de derecho. El concejal tiene autonomía del partido, por lo que se puede ilegalizar a una información sin que ello lleve consigo la expulsión del concejal del consistorio".

A pesar de estas discrepancias de fondo legal, todos los representantes de los partidos, empresarios y sindicatos han firmado de manera unánime el comunicado conjunto y han comparecido todos juntos para simbolizar la recuperada unidad contra ETA, en un ambiente completamente opuesto al de la división de la pasada legislatura.

ANV se queda sola en Azpeitia

Aralar ha decidido seguir los pasos de Eusko Alkartasuna (EA) y ha acordado abandonar el Gobierno municipal de Azpeitia (Guipuzcoa), después de que ANV se negara a condenar el asesinato ayer del empresario Ignacio Uria a manos de ETA. El vicecoordinador de Aralar, Jon Abril, acompañado del concejal de la formación en Azpeitia, Carlos Arellano, ha asegurado a los medios informativos que la actitud del alcalde y su grupo (ANV) mantenida durante el pleno de condena del atentado resulta "inaceptable" porque "va en contra de los principios del acuerdo de Gobierno y del derecho a la vida". PNV cuenta con ocho concejales en Azpeitia, EA con dos y Aralar con uno, mientras que ANV tiene seis, incluido el primer edil. Preguntado por la posibilidad de que Aralar apoye una moción de censura en el Consistorio, Abril ha respondido que todavía no se ha analizado esa situación porque "no procede en este momento". No obstante, ha advertido de que su formación no estará "ni en un gobierno que no sea de izquierdas, ni en uno de confrontación".

Por su parte, el presidente del PNV en Guipuzcoa, Joseba Egibar, ha anunciado esta mañana que su partido promoverá una moción de censura contra el alcalde de ANV, Iñaki Errazkin, si logra el apoyo de EA y Aralar. EA y Aralar formaban, hasta ahora, Gobierno municipal con ANV, después de pactar tras las pasadas elecciones municipales de 2007, pese a que la lista de la formación jeltzale fue la más votada. En una entrevista concedida a RNE, Egibar ha destacado que, "si el PNV tiene, bien de EA o de Aralar, un solo voto para promover la iniciativade una moción de censura, lo hará". "Pero, mientras no lo tenga, no lo puede hacer", ha explicado.

"No es un día para trabajar

Los trabajadores de la constructora Altuna y Uria han expresado este jueves su consternación por el asesinato del co-propietario de la empresa y han recordado a los autores del crimen que "daba trabajo a 200 personas". Algunos de ellos han confesado que "el cuerpo se nos ha quedado mal". "Ha sido un mazazo", han dicho. Tras afirmar que "no es un día para trabajar", han recordado a ETA que Ignacio Uria "daba empleo a 200 personas". La empresa Altuna y Uria es una de las adjudicatarias del trazado de alta velocidad que unirá en un futuro las tres provincias vascas con Francia y el resto de España. El proyecto, con 4.500 millones de euros de presupuesto, proporcionará empleo durante cinco años a 10.000 personas.

POr su parte, el nuevo secretario general del sindicato ELA, Adolfo Muñoz, ha asegurado desde Azpeitia que los trabajadores vascos no necesitan "para nada" a la organización terrorista ETA. Muñoz ha encabezado una concentración de repulsa por el atentado convocada por ELA ante la sede de la empresa constructora Altuna y Uria y ha explicado a los periodistas que su central sindical desea "condenar y denunciar la vulneración de un derecho como es la vida". "Para nuestra actividad sindical, bien sea social y política, los trabajadores no necesitamos para nada a ETA. Nos estorba, nos hace daño y quiere condicionar nuestras opiniones y decisiones", ha señalado.

ETA reforzó su amenaza a la mayor obra pública de la historia de Euskadi, con el asesinato de Uria. El presidente del Gobierno y el lehendakari, Juan José Ibarretxe, subrayaron en sus comparecencias el compromiso de sus Gobiernos con seguir adelante sin cambios con la ejecución de la obra pese al desafío lanzado por los terroristas, que sí que lograron en el pasado paralizar la central nuclear de Lemóniz (1984) y a modificar el tratado de la autovía de Leizarán (1995).

Zapatero y Rajoy, juntos en el tanatorio de Azpeitia

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el del PP, Mariano Rajoy, han coincidido en la capilla ardiente del empresario Ignacio Uria Mendizabal, asesinado ayer por ETA. Ambos han expresado su cercanía y solidaridad con la familia del fallecido. La visita de Rodríguez Zapatero, quien ha estado acompañado por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha prolongado una hora, mientras que Rajoy ha permanecido tres cuartos de hora en el tanatorio. Aunque ambos han coincidido han expresado por separado su pésame a la viuda, Manoli Aramendi, quien los ha recibido "tranquila" y ha departido con cada uno de ellos "bastante tiempo", han informado fuentes de la familia. Ninguno de los dos dirigentes han hecho declaraciones a los medios de comunicación. A lo largo de la mañana habían pasado por la capilla ardiente el lehendakari, Juan José Ibarretxe, el presidente de Confebask, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, el dirigente guipuzcoano de este partido, Joseba Egibar, el máximo responsable de EA, Unai Ziarreta, el presidente del PP vasco Antonio Basagoiti, y el secretario de Organización del PSE/EE, Rodolfo Ares, entre otros.

Más información