Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una "célula de crisis" para liberar a Cendón y a sus compañeros

Exteriores y la diplomacia británica ya trabajan en la liberación de los periodistas secuestrados en Somalia

El ministro del Interior, José Pérez Rubalcaba, ha informado que los gobiernos británico y español han constituído una "célula de crisis" para trabajar en la liberación del fotógrafo gallego José Cendón secuestrado ayer en Somalia junto al periodista británico Colin Freeman y dos traductores locales. Rubalcaba ha hecho una breve declaración poco antes de la entrada a una reunión de ministros de Interior de la Unión Europea.

"Ya hemos iniciado los contactos. Estoy tratando de hablar con mi colega británico", ha explicado el ministro a la prensa a su llegada al foro euromediterráneo en Tánger esta mañana. Ambos periodistas trabajaban en un reportaje para el diario británico The Daily Telegraph sobre la situación de Somalia. Los periodistas se dirigían al aeropuerto para dejar al país con dirección a Etiopía cuando fueron abordados por un grupo de hombres armados. En ese momento, ya no contaban con la escolta armada que las autoridades de la región autónoma de Puntlandia, una zona de facto independiente en un país que carece de un Estado efectivo, había puesto a su servicio.

La subsecretaria del Ministerio de Asuntos Exteriores, María Jesús Figa, se puso en contacto con la familia del fotógrafo después de que el ministro del Interior de Puntlandia le confirmara la noticia al embajador de España en Kenia.

Cendón, de 34 años y colaborador habitual de la agencia de noticias Agence France Presse, obtuvo los premios World Press Photo y el Pictures of the Year en 2007 por su reportaje sobre un psiquiátrico en Burundi. Tenía interés profesional en Somalia, país que había visitado previamente en más de una ocasión, según ha declarado un amigo suyo a la cadena SER. Nacido en Venezuela y criado en Galicia, el fotógrafo estudió Economía, Periodismo y Cine en Madrid y llevaba más de una década recorriendo los escenarios de conflicto en el mundo. "No tenía miedo, estaba como siempre, haciendo lo que le gusta y desde luego sabe a lo que se arriesga, pero ésa es su forma de entender el periodismo", explicó ayer su hermana a los medios.

No es la primera vez que un periodista es secuestrado en Somalia: una reportera canadiense y un fotógrafo australiano permanecen retenidos desde agosto. La médico española Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bouza fueron secuestradas en 2007 en la misma zona. Fue necesario pagar un rescate de 200.000 dólares (155.000 euros) por ellas.