Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Violencia en la discoteca

Prisión sin fianza para los tres porteros acusados de la muerte de Alvaro Ussía

La juez, a instancias del fiscal, ha decretado la prisión para los tres acusados por un delito de homicidio.- Un juez se enfrentó a los agresores en el lugar de los hechos y le contestaron que se callara o cobraría él también

La juez de Instrucción número 8 de Madrid decretó ayer por la tarde el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, por un delito de homicidio de los tres porteros de la discoteca El Balcón de Rosales acusados de la muerte de Alvaro Ussía, el joven de 18 años que murió a golpes en la madrugada del sábado en la popular discoteca madrileña, situada en el distrito Moncloa-Aravaca, informó este lunes el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). La magistrada tomó esta decisión a instancias del fiscal adscrito al juzgado tras tomar declaración a los tres acusados: Antonio S.S., David S.G. de 32 años y David A.D de 25.

El presunto autor material de la muerte de Ussía, Antonio S.S., declaró ante la jueza que se cayó encima del fallecido por "accidente" después de que éste le agarrase en el forcejeo que mantuvieron en el exterior del local y tirase hacia él cuando se desplomó en el suelo, negando haberle golpeado. Los tres porteros comparecieron a lo largo de la tarde en los calabozos de los Juzgados de Instrucción de Plaza de Castilla por un delito de homicidio. La magistrada que les interrogó, que estaba en servicio de guardia, se inhibirá ahora de las actuaciones a favor del titular del Juzgado de Instrucción número 43 de Madrid, José María Casado, que instruirá el sumario. La jueza ha decretado ya el secreto sumarial.

"Ni juez ni hostias"

"Ni juez ni hostias, a ver si te vamos a dar también a ti". Así contestaron los tres presuntos asesinos del joven de 18 años Álvaro Ussía a un hombre que intervino en su defensa en plena paliza y que se identificó como magistrado, según ha revelado esta tarde la cadena SER. El juez, destinado en la localidad valenciana de Sagunto, salía junto con unos amigos de El Balcón de los Rosales cuando vio lo que estaba ocurriendo y pidió a los vigilantes que pararan. El joven, tirado en el suelo, estaba aún con vida. El magistrado avisó a la policía, aunque aseguran que no les consta que el juez lo presenciase, que identificó a los autores de la paliza, e interpuso una denuncia por desobediencia a la autoridad judicial.

Identificados por seis testigos

Al menos seis testigos que se encontraban en la discoteca la madrugada del pasado sábado han identificado en las ruedas de reconocimiento practicadas esta mañana por la juez a dos de los tres porteros. El abogado de los acusados, José Carlos Paños, ha señalado a los medios que una cuarta persona, que al parecer sería otro empleado de seguridad, se ha presentado esta mañana voluntariamente ante la brigada de la Policía Judicial para declarar sobre los hechos, y ha quedado posteriormente en libertad.

La mayoría de los testigos de la muerte del joven Alvaro Ussía, que cursaba segundo de Bachillerato, coincide en lo ocurrido esa madrugada en la discoteca. Todo comenzó sobre las cinco y media de la mañana, cuando Álvaro y unos amigos se encontraban en el local. Uno de los amigos del fallecido tropezó con una chica, que resultó ser novia de uno de los porteros de seguridad, y ésta decidió contárselo a su pareja, a quien le dijo que unos chicos le habían empujado y le habían hecho daño.

Instantes después, el novio se dirigió al grupo de Álvaro, a quien finalmente acabó sacando del local. Una vez fuera de la discoteca, el portero, junto con otros dos compañeros, golpearon "brutalmente" al joven, según las declaraciones de los testigos, que han destacado que se ensañaron con él, le rompieron varias costillas y le partieron el pericardio -membrana que envuelve al corazón-, por lo que le reventaron el corazón. El muchacho quedó inconsciente, tirado en el suelo, en una zona ajardinada próxima a la discoteca. Cuando llegaron los facultativos del Samur-Protección Civil se lo encontraron en parada cardiorrespiratoria, de la que lo consiguieron sacar. Sin embargo, poco después Álvaro, que se encontraba en estado crítico, murió en el hospital Clínico.