Siete detenidos por 'alunizajes' en Madrid

Los arrestados, conocidos por su extrema violencia, son todos españoles salvo un marroquí y están acusados de 64 delitos desde el mes de agosto

La Policía Nacional ha detenido a los siete miembros de una banda especializada en robos con fuerza en Madrid, cinco de ellos hombres y dos mujeres, según ha la Jefatura Superior de Policía de Madrid en un comunicado. Los siete arrestados, todos ellos españoles salvo un marroquí y con edades comprendidas entre los 20 y los 30, están acusados de 64 delitos desde el pasado mes de agosto, entre ellos numerosos alunizajes. En la operación, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Pozuelo de Alarcón, se han practicado nueve registros domiciliarios en los que se han recuperado gran cantidad de efectos de los golpes, así como armas de fuego y blancas. Seis de los arrestados ya se encuentran en prisión. Entre todos ellos acumulan ya un centenar de detenciones por robos con violencia.

Más información
Sexto 'alunizaje' en una tienda del barrio de Salamanca

La operación se llevó a cabo el pasado miércoles y en ella participaron un centenar de agentes. Los detenidos son: David H.H., de 28 años; José M.M., de 22 años; Raúl P.M., de 30 años; Azzeddine A.H., de 20 años; Jesús M.M., de 25 años, y Adela B.D., de 20 años, todos ellos con numerosos antecedentes policiales y más de un centenar de arrestos a sus espaldas. También ha sido detenida Mercedes G.R., de 23 años, la única que carece de antecedentes. Se les imputan 16 sustracciones de vehículos, 17 robos con fuerza y otros cinco con violencia y/o intimidación, cinco delitos contra la seguridad vial, siete de daños, cuatro delitos de lesiones, un delito de omisión del deber de socorro, cuatro hurtos, tres falsificaciones de documentos oficiales, un delito contra la salud pública y un delito de asociación ilícita.

Entre los alunizajes, se encuentran los cometidos contra la tienda Armani Juniors en la milla de oro madrileña el 23 de octubre y contra una perfumería el 9 de septiembre en el el Parque de las Avenidas. En su huida entraron a la M-30 en sentido contrario al tráfico, chocaron contra un vehículo y causaron heridas graves al ocupante de un vehículo que colisionó con ellos. Además, robaron un coche a punta de pistola a otro conductor que pasaba por la zona. Según el responsable de la UDEV, "los integrantes de la banda alunizaban y la Policía alucinaba con los hechos delictivos que cometían".

Nueve registros domiciliarios

Las investigaciones comenzaron en agosto, a raíz de la sustracción de dos vehículos de gran cilindrada en Pozuelo, con los que más tarde huyeron los autores de varios robos con fuerza, hurtos y robos con violencia. El grupo XXI de la Brigada de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Madrid se hizo cargo del caso. A partir de entonces, repitieron su modus operandi. Los vehículos eran sustraídos para cometer los delitos. La forma de sustraerlos se llevaba a cabo por diferentes métodos pero lo más habitual era en concesionarios, en centros de ocio o estaciones de servicio. Con ello conseguían las llaves originales para poderlos estacionar perfectamente cerrados, sin indicios que delataran que se trataba de coches sustraídos. Se les imputan, por el momento, hasta 16 sustracciones de vehículos, un par de ellas en grado de tentativa.

Los 17 robos con fuerza que se les atribuyen consistían bien en alunizajes -de concesionarios de coches, bares y restaurantes, perfumerías, farmacias...-, bien en asaltos a repartidores accediendo con fuerza, o cometidos al descuido de la carga de camiones o furgonetas. Los delitos de lesiones fueron perpetrados contra las víctimas de sus robos en aquellos casos en que eran sorprendidos o se les dificultaba la huida. Y los daños eran causados normalmente contra otros vehículos o mobiliario urbano en el escenario de sus asaltos. Por otra parte, se les imputan cuatro delitos de falsificación de documentos oficiales al utilizar placas de vehículos falsas para sus coches. Además se acusa a Mercedes G. de un delito contra la salud pública al incautarse en su domicilio 40 gramos de cocaína y una báscula de precisión.

Los agentes han realizado nueve registros domiciliarios, todos ellos en Madrid, en las calles Beniferri, Hermanos Carpi, Bajamar, Dr. García Tapia, Cedros, Jayena, avenida Espinela y dos viviendas en la calle Potes. En el interior de los pisos, los policías se incautaron de prendas de marca, perfumes, móviles y aparatos electrónicos, armas de fuego y blancas y numerosa cartuchería. La mayoría de los delitos cometidos por la banda han sido perpetrados en los municipios madrileños de Coslada, Pinto y Fuenlarada, y la Policía investiga si también son responsables de robos fuera de Madrid, en concreto en Galicia y Andalucía. La operación continúa abierta porque aún quedan algunas personas por detener, aunque éstas están identificadas y ser prevé su arresto en breve. Es el último grupo de aluniceros desarticulado en los últimos meses, después de la detención de una banda de nueve miembros el 2 de septiembre, que actuaba desde finales abril en Madrid y Andalucía.

Cae en Madrid una banda de peligrosos aluniceros. En total hay siete detenidos, cinco hombres y dos mujeres, todos ellos españoles salvo un magrebí, con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años. Se les conocía por su extrema violencia.VNEWSundefined

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS