Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno sale en defensa del "impecable" papel de la Reina

Zapatero afirma que los españoles pueden sentirse "muy orgullosos" de doña Sofía, mientras que el secretario de comunicación del PP considera que "no debe de hacer declaraciones"

Al día siguiente de la presentación de La Reina muy de cerca, escrito por la periodista Pilar Urbano sobre doña Sofía y que tanta polémica ha suscitado por los comentarios sobre diversos temas y personajes, el Gobierno ha salido en defensa de la esposa del monarca. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y anteriormente la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, han lanzado el mismo mensaje: doña Sofía cumple un papel "impecable", ha dicho la vicepresidenta y los españoles pueden sentirse "muy orgullosos" de cómo ejerce su función constitucional, "de una manera ejemplar, con dedicación y entrega", ha afirmado Zapatero.

En la conferencia de prensa que ha ofrecido en San Salvador tras la clausura de la XVIII Cumbre Iberoamericana, Rodríguez Zapatero se ha pronunciado así sobre la polémica causada por la publicación del libro en el que doña Sofía se pronuncia contra la eutanasia, el aborto y a que se llame matrimonio a la unión de homosexuales. La Casa del Rey emitió la noche del jueves precisamente desde el país centroamericano un comunicado en el que aseguraba que todo consistía en "supuestas afirmaciones", frases "inexactas" y para más inri, hechas en un "ámbito privado", es decir, que la periodista había violado el off the record, el compromiso entre un periodista y el entrevistado de no publicar aquello que no se quiere hacer público.

El jefe del Ejecutivo español se ha remitido a la respuesta ofrecida por la Casa del Rey, porque, a su juicio, el "tema no da más de sí", y ha recalcado que la Reina es y "seguirá siendo" muy valorada por los españoles. Para Rodríguez Zapatero, la monarquía es una institución "extraordinariamente valorada y apreciada" por los españoles y, de manera "muy singular", lo es Doña Sofía.

La periodista Pilar Urbano ha insistido, desde que EL PAÍS adelantó el jueves los polémicos extractos del libro, en que ella envió unas galeradas a la Zarzuela para que vieran lo que se iba a publicar.

De la Vega: "La Reina es respetada y querida"

Horas antes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega ya se había manifestado en la misma línea. "La Reina es respetada y querida dentro y fuera de nuestras fronteras. Y lo es porque a lo largo de estos 30 años ha desempeñado su tarea de manera impecable", dijo Fernández de la Vega.

También recordó que la Constitución "establece de forma muy clara las funciones de la Corona" y aseguró que los Reyes desempeñan "de forma intachable" el papel "que les corresponde en el mandato constitucional".

Sin embargo, desde el Partido Popular, el secretario de comunicación, Esteban González Pons, se ha mostrado partidario de que los miembros de la Familia Real mantengan "el principio de neutralidad" sobre algunos asuntos, en referencia a las declaraciones de doña Sofía. Preguntado por las revelaciones del libro, González Pons ha asegurado que "el Rey y la Reina son como la bandera, a la que vemos cumpliendo su papel en los actos oficiales, pero que no hace declaraciones".

González Pons: "Ofende a parte de los españoles

González Pons ha admitido que las palabras de Doña Sofía "ofenden a una parte de los españoles", aunque también destacó que sus opiniones "representan lo que piensa la otra mitad de los españoles". La Reina, ha asegurado el secretario de comunicación, "es una mujer de 70 años católica" y que ha dicho "lo que piensan muchas mujeres españolas de 70 años católicas".

El portavoz del PP ha recalcado que "lo último" que pueden hacer los políticos es "echarle más leña a esta polémica y aprovechar a favor o en contra lo que haya podido decir" la Reina, y ha considerado que el debate debe centrarse en si la Monarquía "debe hablar o no".