Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella enseña a luchar contra el cambio climático con "extraterrestres sostenibles"

Son dos videojuegos protagonizados por unos seres verdes amantes del reciclaje y del ahorro energético

Dos videojuegos protagonizados por "extraterrestres sostenibles" y producidos por el Ayuntamiento de Madrid enseñarán a los niños madrileños a reciclar y a ahorrar energía para cuidar el medio ambiente. La delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, ha presentado esta mañana el programa educativo infantil "para luchar contra el cambio climático" en el colegio San Agustín, y lo ha hecho apenas una semana después de que su marido, José María Aznar, dudara de la existencia de este fenómeno y denunciara que la ecología es el "nuevo comunismo". Con Botella sentada en la primera fila del auditorio.

Los alumnos del San Agustín han podido conocer de primera mano una serie de trucos y hábitos "fáciles de seguir", que hay que procurar aplicar "siempre" y con los que "podemos cuidar cada uno el mundo que habitamos", ha dicho la delegada, que ha hecho dos recomendaciones básicas a los niños: "reciclar y ahorrar energía". Con estas dos acciones, según Botella, estaremos "luchando contra el cambio climático" y haciendo que "nuestro aire sea más puro". Los videojuegos, destinados a niños de entre seis y diez años, describen la historia de Los sostenibles, unos extraterrestres que se vieron obligados a salir corriendo de su planeta porque estaba tan contaminado que se había vuelto inhabitable. Estos seres, simpáticos, amables y pacíficos, han aprendido la lección y ahora quieren enseñar a los humanos a cuidar la Tierra para evitar que les suceda lo mismo que a ellos.

Los sostenibles pretenden que su mensaje medioambiental cale en todos los terrícolas, especialmente en los llamados infogales que, identificados con un casco que les impide ver, son seres humanos especialmente tercos, irresponsables e insensibles al cuidado del medio ambiente. Pero jugando incluso los infogables aprenden conductas sostenibles y se convierten en humanos sensibles. Diseñados por la Fundación C&A, los videojuegos invitan a aplicar consejos sencillos pero de gran calado, como utilizar bombillas de bajo consumo o a tener cuidado de apagar la luz cuando salimos de una habitación.

"Como hacíamos en Madrid hace años"

En este juego, al contrario que en todos los demás, no gana a nadie, o mejor dicho, gana el planeta. Botella ha explicado a los niños que es "muy importante ahorrar energía porque reducimos la contaminación y hacemos que el aire que respiramos sea más limpio". Además, ha añadido Botella, "supone un ahorro para nosotros mismos y nuestras familias".

La delegada ha animado también a los escolares a reducir y separar correctamente los residuos, a separar las pilas gastadas del resto de la basura y a utilizar un carrito de la compra en lugar de bolsas de plástico "como hacíamos en Madrid hace años". "Hay que procurar que todos cuidemos la casa común, que es la ciudad de Madrid", ha añadido Botella y ha recordado a los niños que "vivimos en una sociedad global y eso se tiene que traducir en que cuidemos cada uno el mundo que habitamos".

Hace seis días, la propia Botella aplaudió en primera fila el discurso de su marido contrario a los postulados de la ecología. José María Aznar, el presidente del Gobierno que firmó el Protocolo de Kioto en 1998 para luchar contra el cambio climático, cargó contra "los abanderados del apocalipsis climático", a los que acusó de querer restringir la libertad bajo una apariencia noble, como hicieron los comunistas. Aznar habló así en la presentación del libro Planeta azul (no verde) del presidente checo, Václac Klaus, que niega la gravedad del calentamiento climático y que ha editado FAES. "No sé si hay un cambio climático en el que es -o no- determinante la acción del hombre" y que en cualquier caso es "un problema que quizá, o quizá no, tendrán nuestros tataranietos", dijo también el ex presidente.