Amor y paz, Ringo ya no firma más autógrafos

El ex batería de los Beatles ha anunciado a sus fans que no les firmará más dedicatorias

Se ve que Ringo Starr está sobresaturado. Al parecer, por intentar estar a la altura de la fama que siempre ha tenido de ser el beatle con los pies más en la tierra, el ex batería ha tocado fondo y ha decidido pedir a sus fans que no le envíen más cartas ni objetos para firmar porque no tiene tiempo.

En un vídeo colgado en su página web oficial, Ringo se sienta frente a su cámara y hace una petición "seria" para que, a partir del 20 de octubre, sus fans no le escriban más a ninguna dirección.

"Paz y amor, paz y amor", comienza a decir el ex beatle, de 68 años. "Este es un mensaje serio para todos los que miráis mis actualizaciones. Paz y amor. Paz y amor. Quiero deciros que después del 20 de octubre no firmaré nada. Por favor no mandéis fan mail a ninguna dirección que tengáis. Si la fecha es esa en el sobre, la carta será tirada".

Más información
El último autógrafo de Ringo Starr
La firma de Ringo Starr sube de precio

Y continúa: "Os lo estoy advirtiendo con paz y amor, tengo demasiadas cosas que hacer, así que no más fan mail. Gracias, gracias. Y tampoco mandéis objetos para que los firme, nada... En fin, paz y amor, paz y amor".

El músico divide su tiempo entre Los Ángeles, el sur de Francia y en el condado de Surrey, Inglaterra, desde el lanzamiento en enero de su último álbum, Liverpool 8. En aquella ocasión, los comentarios que hizo el ex batería a través de la BBC a raíz de la ciudad cuna de los Beatles, al decir que no había nada que echara de menos de aquel lugar, enojaron sobremanera a sus conciudadanos.

Tanto fue así que una estatua suya hecha de arbustos en Liverpool amaneció decapitada al día siguiente y los teléfonos de la radio no dejaban de sonar, sobrecargados de quejas de los ofendidos liverpulianos.

Ringo , el 'beatle' menos popular (lalistaWIP)

REUTERS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS