Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mal tiempo, protagonista del desfile militar de la Fiesta Nacional

El desfile aéreo se reduce por el mal tiempo.- En el acto participan 4.700 militares españoles y de otros 13 países integrados en la OTAN

La amenaza de lluvia ha marcado este año el desfile militar que se ha celebrado en Madrid con motivo de la Fiesta Nacional. A pesar de que finalmente el agua no ha descargado sobre la capital durante la parada el desfile aéreo previsto se ha tenido que reducir y tan sólo ha sobrevolado el cielo de Madrid la patrulla Águila. También ha repercutido en una menor asistencia del público a las tribunas instaladas en el paseo de la Castellana y en Recoletos. El Rey ha presidido un acto en el que han participado casi 4.700 efectivos, y ofrecerá posteriormente una recepción en el Palacio Real a unos mil invitados en representación de diversos ámbitos sociales.

Carme Chacón, ha asistido a su primer desfile del 12 de octubre como ministra de Defensa, al igual que el flamante JEMAD, el general José Julio Rodríguez. El primer gesto de la ministra de Defensa ha sido dirigirse a la tribuna donde se encontraba una representación de los familiares de soldados y agentes de la Guardia Civil muertos en acto de servicio durante éste último año. Chacón ha departido con ellos durante unos minutos, para luego dirigirse a recibir a los Reyes.

En la megafonía del acto se han ido anunciando la llegada de las autoridades. El presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, ha sido recibido con ciertos abucheos, procedentes del público que no se encontraba en las tribunas de invitados.

En torno a las 10.30 han llegado los Reyes, acompañados del resto de la Familia Real, a la plaza de Colón de Madrid, convertida en Plaza de Armas, para presidir la parada militar. Lo han hecho escoltados por la Guardia Real a caballo.

Al acto han asistido las principales autoridades del Estado, como el presidente del Senado, Javier Rojo, y el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, quien ocupó en la pasada legislatura la cartera de Defensa. También han asistido miembros del Gobierno, representantes de las altas instituciones del Estado y dirigentes políticos como el líder del PP, Mariano Rajoy. Esperanza Aguirre, la presidenta de la Comunidad de Madrid, ha puesto la nota de color al echar mano de un abrigo de los servicios de emergencia para hacer frente al frío de esta mañana gris del mes de octubre.

La bandera llega por tierra

La lluvia caída durante toda la noche en la capital y el cielo nublado, han hecho que se suspendiera el desfile aéreo. La bandera, por tanto, no ha podido llegar a la plaza de Colón traída por un paracaidista, y lo ha hecho por tierra. Tan solo la Patrulla Águila ha sobrevolado la plaza de Colón, con su tradicional estela con los colores de la bandera nacional.

Por el Paseo de la Castellana han desfilado casi 4.700 militares españoles y de otros 13 países integrados en la OTAN (entre ellos EE UU) y 250 vehículos recorrerán el itinerario.

Tras el saludo de los Reyes a las autoridades que les esperaban se ha interpretado el himno nacional y don Juan Carlos ha pasado revista a las tropas que rendían honores. Después se ha procedido al izado de la bandera. Con el himno 'La muerte no es el final' se ha iniciado el homenaje a los caídos, que ha contado con la colocación por parte del Rey de una corona de laurel.

Recepción con los Reyes

El desfile ha concluido poco antes del mediodía, momento en que han aparecido algunos rayos de sol. La Familia Real, abandonaba minutos después la Plaza de Colón en dirección al Palacio Real. TAllí, en torno a las 13.00, ha comenzado la recepción que ofrecen los Reyes en el Palacio Real y a la que no asiste Zapatero debido a que, una vez finalizado el desfile militar, se trasladará al Palacio de la Moncloa para preparar la reunión de los jefes de Estado o de Gobierno de los países de la zona euro que tendrá lugar esta tarde en París. Sí ha estado presente en esa recepción Rajoy, quien protagonizó ayer una anécdota relacionada con la celebración de la Fiesta Nacional cuando un micrófono abierto le jugó una mala pasada en un acto del PP en A Coruña en el momento en que comentaba a Javier Arenas que hoy tenía que asistir al "coñazo" del desfile.

Antes del desfile, la ministra de Defensa, Carme Chacón, ha mantenido esta mañana, una videoconferencia con los jefes de los contingentes militares españoles en misión de paz en el extranjero. Se trata de la primera vez que un ministro mantiene este tipo de comunicación con las tropas el Día de la Fiesta Nacional Chacón les ha querido trasladar que las tropas están "en la mente y las corazones" de los españoles y representan la "avanzadilla de la seguridad". Les ha asegurado además que con "orgullo y admiración" la labor que desarrollan las tropas españolas en misiones de paz en el exterior.

Chacón defiende a Rajoy

La ministra de Defensa, Carme Chacón, se ha mostrado hoy convencida de que la afirmación del presidente del PP, Mariano Rajoy, de que el desfile de la Fiesta Nacional era un "coñazo" no es su "sentimiento auténtico" sobre las Fuerzas Armadas. "No creo que el sentimiento auténtico del líder de la oposición sea el que ayer expresó", ha apuntado la ministra en declaraciones a TVE. Chacón ha explicado que hace 15 días invitó a Rajoy a conocer a los miembros de la nueva cúpula militar, con quienes el líder del PP estuvo más de tres horas conversando acerca del carácter "innovador y eficaz" de las fuerzas armadas españolas. Por ello, la ministra consideró que las palabras de Rajoy no se corresponden con su verdadera imagen sobre el Ejército y sobre el día de la Fiesta Nacional.

González Pons: "Suficiente tendrá Rajoy hoy con ir al desfile"

El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, ha dicho hoy entender que las palabras pronunciadas ayer por el líder de su partido, Mariano Rajoy, cuando se refirió al desfile de las Fuerzas Armadas como un "coñazo" haya molestado a mucha gente. Pero ha considerado que "suficiente tendrá (Rajoy) con ir hoy al desfile y pasar toda la mañana allí". En declaraciones a la Cadena Ser, González Pons se ha referido a la palabras de Rajoy como un "desafortunado desliz", y ha indicado que "fue una mala pata" que los micrófonos estuviesen abiertos y captasen estas declaraciones. González Pons ha subrayado que "es una anécdota de la que no hay que sacar demasiadas consecuencias".

Más información