Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberado un niño chino a cuya familia exigían 300.000 euros

El menor, de 13 años, fue secuestrado por dos compatriotas en la localidad madrileña de Pinto

Agentes de la Policía Nacional han liberado a un niño de 13 años de nacionalidad china que había sido secuestrado por varios compatriotas que pedían a su familia 300.000 euros por la liberación, y han detenido a dos de los supuestos autores del rapto, de 23 y 24 años. Se trata del primer acto de este tipo que ha sido denunciado por la comunidad china que reside en Madrid, lo que permitió la liberación del menor en apenas 48 horas. Según ha informado hoy la Jefatura Superior de Policía, el pasado jueves 2 de octubre dos hombres en una furgoneta interceptaron al menor en la localidad madrileña de Pinto, lo raptaron y llamaron ese mismo día a sus padres para pedir 300.000 euros por su liberación.

Los padres del menor denunciaron los hechos y se hicieron cargo del caso agentes de las Brigadas de Extranjería del grupo V, especializados en la investigación de delitos cometidos por ciudadanos asiáticos, y del Grupo XII de la Brigada Judicial, especializado en secuestros, que activaron el protocolo previsto para estos casos y solicitaron autorización judicial -al Juzgado número tres de Parla- para seguir las comunicaciones entre los secuestradores y la víctimas. Establecieron un amplio dispositivo policial para localizar el lugar en el que estaba retenido el menor.

Transcurrieron 48 horas, en las que hubo numerosos contactos telefónicos y negociaciones. Finalmente, los secuestradores pactaron con la familia que un tío del secuestrado entregara 150.000 euros -la mitad de lo que pedían inicialmente- en la plaza de Atocha en Madrid capital.

En busca de dos implicados más

Los secuestradores fueron facilitando diferentes destinos al encargado de la entrega, hasta que, tras una hora al volante, le ordenaron ir al mercado de la plaza de España, en cuyas inmediaciones dos personas se metieron en su coche y le obligaron a ir hasta el paseo de Extremadura, donde el menor estaba retenido.

Los agentes encargados de seguir estos movimientos, perfectamente camuflados, comprobaron que el joven estaba allí, le liberaron y detuvieron a dos de los secuestradores -Jie L., de 23 años, y Cheng Guo Z., de 24- por un delito de asociación ilícita, detención ilegal e infracción de la Ley de Extranjería.

Ambos tienen antecedentes por delitos contra la propiedad intelectual y contra la Ley de Extranjería. La investigación continúa abierta para detener a los otros dos compatriotas supuestamente implicados en los hechos, que fueron los que se encargaron de las primeras vigilancias para conocer los movimientos y horarios del menor y de su custodia en los primeros momentos, al parecer, en una pensión del centro de Madrid, según la Jefatura.