Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid, en alerta por lluvias tras la monumental granizada

Los bomberos realizaron más de cien salidas.- Se recogieron bolas de hielo como pelotas, cayeron 60 litros de agua por metro cuadrado y 300 rayos.- El tráfico sigue cortado en la M-30 en San Pol de Mar y Cercanías recupera la normalidad

La Comunidad de Madrid ha avisado, a través de Emergencias 112, a los 179 municipios de la región de alerta amarilla por fuertes lluvias y tormentas para esta misma tarde y la madrugada, después de que anoche se produjera una intensa tormenta de granizo tiñó de blanco el centro, este y sur de Madrid. Esta vez sin aviso previo, una espectacular, ruidosa e inusual granizada, que sólo duró unos minutos pero con bolas como pelotas, sorprendió a muchos en la calle o conduciendo y levantó a más de uno de la cama en torno a la una de la madrugada. Cayeron hasta 60 litros por metro cuadrado y 300 rayos en lo que la Agencia Estatal de Meteorología considera unas precipitaciones casi torrenciales. Pese a la virulencia del aguacero, no se han producido heridos, pero sí bajos anegados, problemas de tráfico, lunas de coches reventadas, más de un centenar de salidas de los bomberos y cortes en M-30 y Cercanías. Esta mañana, el tráfico seguía afectado y las huellas eran visibles en calles llenas de barro, ramas arrancadas y coches perdidos de hojas. Por la tarde, aún no se ha abierto el túnel en San Pol de Mar.

Vea una vídeogalería con varias grabaciones de los efectos de la granizada

Los lectores de ELPAÍS.com cuentan cómo vivieron la fuerte tormenta

Participa: Envía tus vídeos, fotos, comentarios...

Fuentes municipales sitúan los principales puntos negros en los túneles de Atocha y el de la calzada exterior de la M-30 sentido sur -que discurre entre San Pol de Mar y Legazpi-, ambos anegados de agua a primera hora de la mañana, informa Victoria Torres. Así, el túnel que discurre por debajo de la glorieta de Atocha ha estado cerrado entre las 7.00 y las 8.30, momento en el que se ha abierto hacia Avenida Ciudad de Barcelona. A las 10.00, se ha reabierto por completo y los vehículos podían ya circular también hacia Embajadores.

Pero lo peor ha estado y está en San Pol de Mar. A las 18.30 aún permanecen cortados tres de los cuatro carriles del anillo exterior de la boca del túnel por culpa de una balsa de agua, aunque sí están abiertos el resto de accesos a la instalación. Durante toda la hora punta, hasta las 10.00, ha estado cortado todo el tramo de la M-30 entre San Pol de Mar y la glorieta de Pirámides sentido Nudo Sur, lo que ha ocasionado una circulación más densa de lo habitual y una hora punta larga y complicada. A estas horas, los bomberos continúan achicando el agua en la boca del túnel y, al respecto, el concejal de Medio Ambiente del Grupo Municipal Socialista Pedro Santín ha calificado de "tercermundista, inaudito y verdadero ataque ecológico" el desagüe directo al Manzanares "sin ningún tipo de tratamiento". También sigue cortado el acceso a la M-30 sentido Nudo Sur desde la carretera de Extremadura (A-5) por problemas en un colector que ha provocado una balsa de agua de unos 400 metros de longitud. Además de lo referido por el Ayuntamiento, este periódico ha podido comprobar que el caos reinaba en la hora punta otros puntos de la M-30, lo que dificulta sobremanera conducir por la ciudad, según informa Francisco J. Barroso.

400 llamadas de emergencia

En esta vía de circunvalación, se han registrado inundaciones de hasta dos metros de profundidad en el tramo del Puente de los franceses hasta Marqués de Vadillo, informa Daniel Verdú. En la avenida del Manzanares, dos aparcamientos al aire libre se han inundado y ha dejado en torno a 50 coches atrapados en la tierra, informa Rebeca Carranco. En la misma zona, la rotura de un colector de agua provocó anoche una cascada de agua durante más de una hora. En algunas zonas de Madrid, se han recogido bolas de hielo con varios centímetros de diámetro. La tormenta ha provocado inundaciones en algunas zonas del centro y sur de la capital, con bajos, aparcamientos y locales comerciales anegados.

Emergencias 112 ha recibido unos 400 avisos, la mayoría procedentes de la capital y también de algunos municipios del sur como Fuenlabrada y Getafe y los bomberos han realizado, hasta las 7.00, más de un centenar de intervenciones, 30 en puntos de la comunidad y hasta 75 en Madrid capital. Pese al alto número de llamadas de emergencia, no se han producido daños personales y los bomberos han tenido que atender, sobretodo, a la revisión de falsos techos amenazados por la filtración de agua y las balsas de agua formadas en las calles. Según han informado fuentes de Emergencias Madrid, entre las zonas más castigadas se encuentra el centro de la capital, en concreto Embajadores y Latina, así como el distrito de Arganzuela. Esta mañana, los bomberos continúan trabajando para achicar bolsas de agua a pie de calle e inundaciones en sótanos y viviendas. En Getafe, la tormenta dejó sin luz, durante una hora, a numerosas viviendas del barrio del Sector III de Getafe incluidos "las dependencias de la Policía Local y sus teléfonos de emergencias" y el alumbrado público de las calles.

Cortes en Cercanías

La red de Cercanías también ha resultado afectada esta mañana, sobre todo un tramo del llamado pasillo verde entre Príncipe Pío y Atocha, por el que circulan las líneas C7 y C10 y que ha estado completamente cortado entre las 7.30 y las 12.15. La causa, según ha informado a esta web una portavoz de Renfe, ha sido que "el agua ha inundado las vías y ha averiado las señales" en la estación de Príncipe Pío. A las 12.15, se ha restablecido parcialmente el servicio, con la apertura de una de las dos vías, de forma que circulaba un tren cada 30 minutos. Ya por la tarde, se ha restablecido por completo el servicio. Asimismo, Renfe informaba esta mañana en su página web de otras incidencias menores han provocado retrasos de hasta 15 minutos y afectaciones de servicio.

En cuanto al Metro, una portavoz del suburbano, que no ocultaba su alegría por la falta de incidentes, ha indicado que el servicio se ha desarrollado "en todo momento" dentro de la normalidad y que esta mañana "todo estaba limpio". Metro recuerda que las fuertes lluvias se produjeron al término del servicio, por lo que las estaciones estaban cerradas y no ha entrado ni gota de agua. "De los 338 vestíbulos que tiene Metro, sólo en dos estaciones se ha tenido que cerrar un acceso por los efectos de las lluvias, Banco de España y Atocha, pero no han estado cerradas en ningún momento porque se podía acceder por las demás bocas". A las 9.00, ya se habían reabierto.

La causa de la tormenta

Según informa Rafael Fraguas, en realidad fueron dos tormentas, que descargaron lluvia y granizo en dirección suroeste-noreste sobre la ciudad y la región de Madrid entre la una y las tres de la madrugada. Surgieron por el desequilibrio térmico entre las formaciones nubosas procedentes de una vaguada de aire frío atlántico, a unos 5.000 metros de altura a una presión de 502 pascales, y la temperatura del suelo en Madrid, estimada en unos 28 grados centígrados. Tal desequilibrio causó las precipitaciones, de una intensidad inusitada en Madrid, con hasta 60 litros por metro cuadrado y 300 rayos. La Agencia Estatal de Meteorología considera las precipitaciones casi torrenciales.

Las precipitaciones frisaron el rango de lo que los meteorólogos definen como torrenciales, de cuño tropical, dada la intensidad de las lluvias y la cantidad de agua vertida registrada, que alcanzó su culmen en Navacerrada, con 60 litros por metro cuadrado y hora en torno a la una de la madrugada. En el parque del Retiro, en el centro de la ciudad, los registros señalaban entre 34 y 54 litros por metro cuadrado y hora. Así lo explica José Albaladejo, jefe del Grupo de Predicción y Vigilancia de la Delegación de la Agencia Estatal de Meteorología, con sede en el paseo del Uruguay del Parque del Retiro, formado por 18 especialistas.

En el observatorio de Barajas, añade Albaladejo, las precipitaciones fluctuaron entre 27 y 56 litros por metro cuadrado como precipitación máxima, semejantes a las registradas en el aeródromo de Cuatro Vientos. De igual modo, las mediciones de la Delegación de la Agencia Estatal de Meteorología destacan que el número de rayos registrados durante los aguaceros en el área de la Comunidad de Madrid giró en torno a los 300, cifra referida a los rayos de nube a tierra, no de nube a nube, ya que estos pudieron triplicar el número de los anteriores. Hasta 3 centímetros de diámetro alcanzaron las bolas de granizo caídas copiosamente en una zona de entre cuatro y 20 kilómetros, según el profesor José Albaladejo. Las nubes alcanzaron altura troposférica, hasta unos diez kilómetros.

Para hoy se esperan de nuevo chubascos moderados y localmente fuertes, acompañados de tormentas, en la Comunidad de Madrid, que previsiblemente se producirán por la tarde pero de menos intensidad que las de la pasada noche. Las temperaturas diurnas se mantendrán sin cambios, mientras que los vientos, que soplarán del sureste, serán flojos con intervalos moderados en áreas de tormenta. A pesar de esta previsión, la Comunidad ha decidido poner en alerta amarilla (riesgo bajo) a todos los municipios de la región.

Cancelado un acto de Gallardón

La intensa granizada inundó los bajos del Centro de Información Turística de Colón, dependiente del Ayuntamiento de Madrid, lo que ha obligado a suspender el acto que tenía previsto realizar hoy en este lugar el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón.

Más información