Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llegan los aniversarios de boda por lo civil

El Ayuntamiento de Tarragona recibe 30 peticiones y decide poner en marcha este servicio a finales de septiembre

No sin mi celebración laica. A las bodas ante las sotanas y los bautizos en las pilas de las iglesias siguieron los enlaces por lo civil y los bautizos en los ayuntamientos, a las despedidas de soltero las de casados y ahora que cada vez más parejas vuelven a la iglesia a renovar sus votos 25 ó 50 años después... ¿por qué no abrir la puerta a los aniversarios matrimoniales en los consistorios? El pionero es el Ayuntamiento de Tarragona, que este miércoles ha anunciado que llevará a cabo "celebraciones civiles de aniversarios de boda ante la fuerte demanda por parte de la sociedad".

El consistorio ha explicado que este año ha recibido ya 30 peticiones formales, por lo que ha decidido poner en marcha este servicio después de las fiestas de Santa Tecla, que finalizan el 24 de septiembre. La celebración de los actos será gratuita durante las mañanas de los días laborables, pero, ay amigo, si quiere elegir fecha llega el coste: 135 euros si se efectúan las mañanas de los fines de semana y de 225 euros si es por las tardes, sean días laborables, fines de semana o festivos.

El Ayuntamiento de Tarragona celebra enlaces civiles desde el año 1996 -la posibilidad de contraer matrimonios civiles ante los alcaldes de todos los municipios españoles se introduce en 1995-. Desde 2006, ya se celebran más matrimonios civiles que por la iglea en Madrid, comunidad a la que siguen en número Cataluña, Baleares y Canarias. En el conjunto de España, en 2000, se celebraron 216.451 bodas, de las que el 24% fueron uniones civiles, prácticamente una de cada cuatro. El año pasado, sin embargo, el porcentaje se acercó mucho a la mitad.

Por su parte, el primer bautismo o acogimiento civil de la España democrática se celebró también en Cataluña, en concreto en Igualada (Barcelona) en noviembre de 2004 y el segundo en la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid en 2007. La idea no es, en contra de las críticas de la iglesia, nada nueva. Los bautismos civiles son una vieja tradición republicana francesa que data de 1790.