Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se fuga uno de los menores que agredieron sexualmente a una mujer en San Sebastián

La Fiscalía ordena su búsqueda y captura

Uno de los tres menores tutelados por la Diputación de Guipúzcoa que presuntamente robaron y agredieron a una mujer el pasado domingo en San Sebastián está en paradero desconocido, por lo que la Fiscalía ha ordenado su búsqueda y captura, según han informado fuentes del caso. La Diputación de Guipúzcoa explicó ayer que, aunque estos tres menores de 14, 15 y 16 años, fueron detenidos en un primer momento y puestos a disposición judicial, posteriormente volvieron a quedar bajo tutela de la institución foral.

Uno de los tres menores extranjeros tutelados por la Diputación de Guipúzcoa que presuntamente robaron y agredieron a una mujer el pasado domingo en San Sebastián está en paradero desconocido, por lo que la Fiscalía ha ordenado su búsqueda y captura, según han informado fuentes del caso. La Diputación de Guipúzcoa explicó ayer que, aunque estos tres menores de 14, 15 y 16 años, fueron detenidos en un primer momento y puestos a disposición judicial, posteriormente volvieron a quedar bajo tutela de la institución foral.

La Fiscalía de Menores ya ha ordenado la búsqueda y captura del chico fugado y esta mañana ha tomado declaración a sus dos compañeros, quienes comparecerán hoy mismo ante la jueza de guardia que deberá pronunciarse sobre las medidas cautelares a adoptar contra ellos, a la espera de que se celebre un juicio por estos hechos. Las mismas fuentes han explicado que en esta comparecencia el Ministerio Público pedirá que se decrete "internamiento cerrado" para todos ellos en un centro de reforma, que es la medida más restrictiva de libertad y la de mayor dureza que podía solicitar en este caso.

Dos casos similares

Los hechos en los que se vieron implicados estos menores sucedieron sobre las 6.30 del pasado domingo, cuando los tres adolescentes presuntamente agredieron sexualmente a una mujer y le robaron varios objetos del bolso en la zona de Portaletas de la Parte Vieja de San Sebastián. Dos días más tarde, se tuvo conocimiento de otro caso similar ocurrido con anterioridad, la madrugada del 27 de julio, en Villabona, donde cinco menores magrebíes, y no cuatro como se informó en un primer momento, abordaron presuntamente a una pareja en un descampado cuando mantenían relaciones, abusaron de la chica, a la que también robaron el bolso, y agredieron a su compañero.

Estos cinco adolescentes ya comparecieron ante la juez que, conforme al criterio de la Fiscalía, ordenó libertad vigilada para uno de ellos, que sólo habría tomado parte en el robo del bolso. La magistrada acordó además libertad vigilada para otro de los menores e internamiento en un reformatorio en régimen semiabierto para los tres restantes, ésta vez en contra del Ministerio Público que había reclamado internamiento en régimen cerrado para los cuatro con el fin de que no pudieran salir a la calle. Por este motivo, la Fiscalía ya ha recurrido esta decisión ante la Audiencia de Guipúzcoa, que deberá pronunciarse próximamente sobre este asunto. La agresión de Villabona tuvo lugar sobre las 3.15 del 3 de agosto, cuando los cinco chicos, que residen en el centro de acogida de menores extranjeros no acompañados de Tolosa, descubrieron a una pareja "semidesnuda" en un solar de obras y amenazaron a ambos jóvenes con una barra de hierro y una botella de cristal rota.

A continuación, separaron al chico y a la chica y, mientras tres de ellos retenían al varón, el cuarto aferró desde atrás con fuerza a la mujer por los brazos, "la besó en la boca" y presuntamente "la sometió a tocamientos por todo el cuerpo y le introdujo los dedos" en la vagina. Otros tres menores presuntamente empujaron y pegaron al chico, quien "resultó herido en el pene" por uno de los asaltantes que le golpeó con la botella. El quinto implicado, según han explicado fuentes del caso, habría robado el bolso de la chica, tras lo que se marchó corriendo del lugar. Mientras tanto, la joven consiguió finalmente zafarse de su agresor y comenzó a gritar, con lo que consiguió que los menores se dieran a la fuga, aunque todos ellos fueron detenidos poco después.