Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y Michelito toreó

Michelito, un niño-torero de 10 años, es el centro de atención de una becerrada en el sur de Francia

El niño torero franco-mexicano Michel Lagravère, Michelito, de diez años y medio, se ha vestido hoy de grana y oro ante unas mil personas en la "becerrada" que ha tenido lugar en Hagetmau, en las Landas, al suroeste de Francia. Después de que dos espectáculos en los que iba a participar el joven diestro en Francia el pasado fin de semana hubieran sido prohibidos, debido a la beligerancia del frente antitaurino, Michelito ha podido lucirse con la muleta ante vacas de unos 70 kilos en una plaza francesa, junto a otros seis jóvenes diestros.

La Fiscalía de las Landas confirmó ayer a EFE que no había "prohibición de la actividad" y que el espectáculo podría desarrollarse con normalidad, después de haber verificado las medidas de seguridad e higiene del acto. Ante los periodistas, el alcalde de Hagetmau se mostró orgulloso de "no haber cedido ante las presiones y el chantaje" de las asociaciones antitaurinas, según recoge la edición digital del periódico Le Parisien.

MÁS INFORMACIÓN

Por su parte, responsables de la oficina de turismo de Hagetmau han manifestado que "bajo ningún concepto se pondrá a los niños frente a toros, como se ha dicho por ahí". "El espectáculo no es en absoluto una corrida o una novillada" sino "que se trata de una becerrada en la que los animales no pesan más de 50 kilogramos", han precisado.

La Fundadora de la Alianza Anti-Corrida, Claire Starozinski, recurrió a la Fiscalía de Mont-de-Marsan para que anulase el espectáculo de Hagetmau, con el argumento de que se trata, de forma encubierta, de trabajo de un menor de 16 años, algo que prohíbe la normativa francesa. "Nadie se cree que este niño, que es una estrella en su país

(México), va a venir de balde" a participar en faenas en Francia, donde estaba prevista su asistencia a siete espectáculos taurinos, argumentó Starozinski, que admitió no tener pruebas precisas de remuneración.

Por su parte, la Alianza Anti-Taurina también había denunciado ante las fiscalías de cuatro tribunales el caso de Michelito para impedir que toreara en Fontvieille, lo que llevó a su alcalde, Guy Frustié, a anular dicha becerrada.

Más de 30 de becerradas con niños

El presidente del Observatorio Nacional de Culturas Taurinas ha subrayado que las becerradas con niños "hace 30 años que existen en Francia", donde a diferencia de lo que ocurre en otros países no se mata al animal, que tiene menos de un año. Es más, ha apostillado que "no hay nada (ninguna normativa) que prohíba a Michelito matar a un becerro", algo que ya ha hecho en varias ocasiones en México con animales de 350 kilos.

Para Starozinski la decisión está clara "la principal preocupación es proteger al niño". También para Viard, pero en un sentido bien diferente: tanto o más peligroso que participar en una becerrada es, para un menor, esquiar o jugar al rugby, y no por eso se prohíben esas prácticas.