Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Me querían quemar vivo"

Juan Carlos Páez, el camionero herido por los transportistas en huelga, habla con ELPAÍS.com tras abandonar el hospital

El camionero Juan Carlos Páez reveló ayer al llegar a su casa, después de abandonar el hospital Carlos de Haya de Málaga tras 20 días de tratamiento, su principal deseo: encontrarse a los que quemaron el vehículo en el que dormía el pasado junio durante la huelga de transporte. "Quiero que me paguen por lo que me han hecho. Te escapas de la muerte, pero tu vida no vuelve a la normalidad. Ni yo ni nadie se merece lo que hicieron conmigo. Me querían quemar vivo, no lo entiendo. Me gustaría encontrarme con ellos cara a cara", ha declarado a ELPAÍS.com por teléfono, mientras veía la televisión en su casa en Mollina.

Paéz no volverá a trabajar en las carreteras por ahora. Planea primero recuperarse de las quemaduras que le cubrían el 25% del cuerpo. Lo que más le molesta ahora es el tobillo que ha roto al tirarse del camión en llamas. "Estoy jodido. A veces estoy bien psicológicamente, pero luego me pongo mal". El camionero piensa que los transportistas en huelga han incendiado su camión porque llevaba escrito el nombre de la transportadora Acotral, que según él no participaba en la huelga. "Si hay otra huelga me cojo un coche de alquiler y me voy a casa. Nunca más dormiré en la carretera".

"Me han quemado para nada"

Sobre los resultados del paro de los transportistas, Páez considera que quienes le quemaron lo hicieron "para nada, porque la cosa sigue igual". El camionero, que prestó declaración ante la Guardia Civil sobre los hechos, ha señalado al salir del hospital que se encuentra "bastante mejor" de salud, aunque "regular" anímicamente. Ha asegurado también que quienes prendieron fuego al camión sabían que se encontraba en el interior. "Un camionero sabe que cuando está la cortina echada y la televisión puesta, hay vida dentro", ha dicho.

El camionero llevaba parado cuatro días cuando le incendiaron el camión. "Yo estaba parado porque no había seguridad. Si intentas seguir te tiran piedras al camión, te pinchan las ruedas". El camionero, de 43 años y natural de Mollina (Málaga), resultó gravemente herido después de que en la madrugada del 11 de junio -tercer día de huelga del transporte-, el camión donde dormía y otros tres ardieran en el polígono La Granadina.

Más información

  • "Estoy jodido. A veces estoy bien psicológicamente, pero luego me pongo mal"