Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

12.000 kilos de basura, 69 atendidos y una carga policial

Balance de los festejos de la victoria de España sobre Italia

La fiesta celebrada anoche en la Plaza de Colón y calles aledañas por el partido de fútbol de la selección española contra la italiana y la celebración de la victoria dejaron en la zona 12.000 kilos de residuos, 69 personas atendidas por el Samur-Protección Civil y una carga policial. Un portavoz del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid ha informado de que los 61 empleados de limpieza viaria, del Servicio de Limpieza Urgente (SELUR) y de parques y jardines, apoyados en 19 máquinas, trabajaron antes, durante y sobre todo después del partido para recoger la basura, entre plásticos, botellas y otros residuos.

Los empleados municipales trabajaron con especial intensidad a partir de la medianoche, una vez que los aficionados se dispersaron por el barrio de Salamanca, Alonso Martínez y el distrito Centro y terminaron la faena alrededor de las cuatro y media de la madrugada, después de baldear la plaza y limpiar la fuente de Colón, a la que había accedido un grupo de hinchas. Después del partido, los aficionados invadieron ese punto de la Castellana, por lo que se tuvo que cortar al tráfico durante varios minutos. Algunos se desplazaron a la plaza de Cibeles, que se encontraba vallada para proteger la estatua.

Por su parte, según fuentes de la Jefatura Superior de Madrid, efectivos de la Policía Nacional contuvieron a un grupo de 60 personas distribuidos en las calle Campoamor, Alonso Martínez y Goya, que cruzaron contenedores, intentaron quemarlos y que arrojaban botellas de vidrio. Los agentes iniciaron alrededor de las doce de la noche una carga policial para evitar destrozos y altercados.

Diez trasladados al hospital

Por su parte, los sanitarios del Samur-Protección Civil atendieron durante el partido de fútbol y en los festejos posteriores en la zona madrileña de Colón a 69 personas afectadas por mareos, lipotimias, heridas y contusiones leves, según ha informado un portavoz de Emergencias Madrid. De los heridos, sólo 10 necesitaron ser trasladados a un centro hospitalario y los otros 59 fueron dados de alta en el lugar. Además de los mareos, hubo aficionados que presentaban cortes, contusiones, pequeños traumatismos y fracturas de tobillo.

El dispositivo preventivo del Samur comenzó a las seis y media de la tarde y se prolongó hasta primeras horas de la madrugada. Un total de 35 sanitarios, provistos de seis ambulancias, tres unidades de intervención rápida y un hospital de campaña situada en las confluencias de la calle Serrano y Goya velaron por la salud de los más de 20.000 aficionados. Así, atendieron principalmente a personas que sufrieron mareos, lipotimias y crisis de ansiedad provocada por las altas temperaturas, por la aglomeración de gente en una mismo sitio y por la ausencia de líquidos.

Hasta la medianoche las principales intervenciones de los faculttivos se centraron en la zona de Colón, pero después, una vez acabado el partido, hubo actuaciones en las zonas aledañas de la calle Génova, Paseo de Recoletos y Cibeles. Concretamente, en Alonso Martínez, donde se produjo la carga policial, el Samur curó a varios aficionados por asma, crisis de ansiedad y cortes.

Cae el consumo de agua

Un indicador del impacto que tuvo el partido es que los goles de Villa, Fábregas, de Silva y Senna dejaron a los madrileños sin aliento y completamente "secos", no sólo por celebrar el triunfo, sino porque durante la tanda de penaltis, el Canal de Isabel II registró el consumo de agua más bajo de la jornada, 16.000 litros por segundo. Los datos del tramo final del encuentro, un récord en la historia de la televisión con el 77,5% de cuota de pantalla, indica que no se despegaron de la pantalla para acudir al cuarto de baño o beber agua.

Más información