Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Setenta inmigrantes entran a la fuerza en Melilla

Tras la avalancha, la policía ha logrado detener a cerca de 50 de los que han entrado

Entre 40 y 50 inmigrantes de los 70 que entraron ayer de madrugada en Melilla por el puesto fronterizo Beni-Enzar han sido detenidos por la policía, que los ha encontrado escondidos en lugares como los bajos de los vehículos, contenedores de basura y subidos a los árboles. Los inmigrantes, todos de origen subsahariano, cruzaron por la fuerza el paso principal entre la ciudad autónoma y Marruecos, arrollando tanto a la policía marroquí como al Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil que custodiaban ambos lados de la frontera. La policía marroquí ha informado que 28 inmigrantes que no lograron entrar en Melilla han sido detenidos, de los cuales siete de ellos han tenido que ser trasladados a un hospital de Nador.

Las detenciones han sido posibles gracias a un amplio dispositivo de seguridad que han desplegado en las inmediaciones de la frontera durante más de tres horas, en el que han participado los tres cuerpos de seguridad presentes en la ciudad. Los detenidos serán ahora derivados a la Jefatura Superior de Policía para proceder a su identificación y tramitar las órdenes de expulsión correspondientes.

La avalancha de personas se produjo alrededor de las 4.25 de la madrugada. Tras la entrada de alrededor de 70 personas, las fuerzas de seguridad han logrado contener el paso fronterizo, impidiendo que accediesen más. Los inmigrantes no han saltado la alambrada, como ha ocurrido en anteriores ocasiones, sino que han entrado a la carrera, arrollando todo lo que han encontrado a su paso. En esta zona el perímetro fronterizo está reforzado por dos vallas de seis metros con un entramado de alambres de acero en el centro.

Algunos de los agentes presentes han resultado heridos leves porque han sido arrollados por la avalancha de inmigrantes, que, según informan los testigos, iban provistos de piedras y palos para atacar a los agentes de vigilancia.

El último intento de entrada masiva a Melilla tuvo lugar en la Nochebuena de 2006, cuando decenas de inmigrantes subsaharianos intentaron saltar tres veces el perímetro fronterizo con Marruecos y 40 de ellos fueron detenidos, aunque no se registró ninguna entrada en el territorio español.