25 años de Asamblea de Madrid

Esperanza Aguirre no quiere la Medalla de Oro de la Asamblea...

... hasta que termine su segundo mandato

A pocos minutos de que comenzara la ceremonia de celebración del 25 aniversario, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha renunciado a recibir la Medalla de Oro de la Asamblea, que estaba previsto que le impusiera hoy mismo la presidenta de la Cámara, Elvira Rodríguez, al igual que a sus antecesores, Joaquín Leguina y Alberto Ruiz-Gallardón. No es que la desprecie o que no la quiera. Aguirre lo que ha pedido es que la entrega no se efectúe "hasta que no finalice su mandato", según han confirmado a este periódico fuentes de la Asamblea. Este periódico daba cuenta hoy del cambio de normativa que permitía su concesión a la actual presidenta. La oposición ha calificado de "correcta" la decisión última de Aguirre.

Más información
El PP cambia la normativa para darle una medalla a Aguirre

Hasta ahora sólo recibían la condecoración quienes habían finalizado su mandato, en reconocimiento a los servicios prestados. Sin embargo, para poder incluir en el gran homenaje de hoy a su jefa de filas, los populares modificaron hace tres días el acuerdo que establece el régimen de concesión de las medallas, según fuentes de la Mesa, el órgano rector de la Asamblea. El cambio se hizo a propuesta del PP, que tiene la mayoría con cuatro de sus siete integrantes. Aguirre acaba de cumplir su quinto año de mandato y todavía le quedan tres por delante. Para acallar las quejas, la presidenta ha decidido esperar.

Gallardón se acuerda de Leguina

El encargado de explicar este cambio de parecer ha sido el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González, que ha conformado que la presidenta regional ha decidido renunciar a la imposición de la medalla, aunque agradece a la Mesa y los grupos su condecoración. Según González, la Asamblea tomó la decisión de otorgarle la medalla "de manera independiente y autónoma". "Aceptará la distinción cuando deje de ostentar las responsabilidades como presidenta de la Comunidad de Madrid", ha apostillado. La conmemoración de los 25 años ha reunido en un pleno institucional a los tres presidentes de esta región. Al socialista Leguina y al popular Ruiz-Gallardón sí se les ha dado la medalla.

Además, Rodríguez ha impuesto también esta distinción a los ponentes del Estatuto de Autonomía -José Acosta, Juan Barranco, Armando de Benito, Alfonso Osorio, José María Rodríguez Colorado, Emilio Ramón Rodríguez Sánchez y Juan Manuel de Santos- y a los ex presidentes de la Cámara -Ramón Espinar, Rosa Posada, Pedro Díez, Juan Van-Halen, Jesús Pedroche y Concepción Dancausa-. A los ex presidentes sí, pero a Rodríguez no. La ceremonia, que ha arrancado a mediodía en el hemiciclo del Parlamento madrileño, ha congregado a diputados regionales de las distintas legislaturas, protagonistas de los 25 años de historia de la vida parlamentaria autonómica. Tras la imposición de las Medallas de Oro, han intervenido los portavoces de los grupos parlamentarios, Inés Sabanés (IU), Maru Menéndez (PSOE) y Antonio Beteta (PP), y a continuación tomarán la palabra Leguina, Ruiz-Gallardón y la propia Aguirre.

El ex presidente Leguina ha pedido a los representantes políticos que, cuando estén enzarzados en sus debates, "recuerden" que la Constitución es lo que les "une por encima de todo" y que la deben "sostener". Por su parte, Ruiz-Galladón ha dicho que la Asamblea ha superado "escepticismos y oscuros vaticinios" para "levantar el vuelo hacia un horizonte más elevado de protagonismo y liderazgo". El alcalde, que ha tenido palabras de elogio a Leguina pero no a Aguirre, ha destacado como "logro" de su etapa como presidente el "fortalecimiento" de la Asamblea, "a cuyo escrutinio" quiso siempre someterse. Por eso ha incidido en que el acto de hoy va "más allá de los nombres y las circunstancias", pues "reafirma la solidez y la continuidad de las instituciones".

Leguina la compara con Sartre

En su discurso, repleto de citas, metáforas y reflexiones personales el que fuera primer presidente de la Comunidad madrileña (entre 1983 y 1995) ha criticado la decisión de Aguirre y la ha comparado con la renuncia de Jean Paul Sartre al premio Nobel de Literatura en 1964 "en un acto de suprema soberbia". Sin embargo, a Maru Menéndez le ha parecido "correcto" y a Inés Sabanés "lógico y razonable". La propia presidenta regional se ha referido al asunto en el cierre del turno de intervenciones. Ha agradecido a la Mesa el "honor" y ha expresado sus excusas por haber renunciado a esa distinción, que piensa aceptar cuando deje de sus responsabilidades en la Comunidad.

"El trabajo de los políticos está siempre sujeto a la fiscalización de los ciudadanos y de la opinión pública y ello me obliga, como es lógico, a dilatar el acto de aceptación de esta Medalla hasta que se terminen mis responsabilidades ejecutivas al servicio de los madrileños", ha señalado la presidenta. Además, Aguirre ha dicho que en sus 25 años de historia, Madrid ha sido la comunidad que "mejor ha sabido aprovechar las oportunidades del diseño autonómico" de la Constitución del 78 y la que "mejor ha cumplido su deber de solidaridad" con el resto de España.

Leguina, Ruiz-Gallardón y Aguirre, momentos antes del pleno.
Leguina, Ruiz-Gallardón y Aguirre, momentos antes del pleno.ULY MARTÍN

La otra medalla (Bono)

El líder del PP, Mariano Rajoy, dedicó a José Bono duras críticas cuando el Gobierno central aprobó su condecoración en junio de 2004. "No es excesivamente estético" autocondecorarse, afirmó el entonces secretario general del PP, que recomendó: "Un poco de pudor no viene mal". Bono le hizo caso y renunció a la condecoración.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS