Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un hombre por matar a su padre de un disparo en la cabeza

El supuesto autor, de 34 años, tenía una escopeta, una navaja y cocaína

La Policía Nacional ha detenido esta mañana a un hombre, español de 34 años, acusado de matar a su padre, de 65, de un disparo en la cabeza en un piso del distrito de Ciudad Lineal de Madrid, según ha informado a esta web un portavoz de la Jefatura Superior de Policía. No constan denuncias por malos tratos del padre contra el hijo, pero éste sí que tiene antecedentes por violencia doméstica.

Sobre las dos de la madrugada, el 091 ha recibido una llamada en la que se alertaba de disparos en el número 56 de la calle Villaescusa, en el distrito de Ciudad Lineal, y de la presencia de una persona herida. Al lugar han acudido patrullas de la policía Nacional y Municipal y una UVI móvil del Summa, que han encontrado a un español de 65 años, Cecilio Santacruz Santacruz, herido por arma de fuego. Los facultativos del Summa sólo han podido certificar el fallecimiento. Fuentes de Emergencias 112 han confirmado a ELPAÍS.com que tenía al menos un disparo en la cabeza, que le ha causado la muerte.

No presentaba otras muestras visibles de violencia y, en un principio, parecía un homicidio, aunque posteriormente los agentes han apuntado la hipótesis del homicidio. En el piso se encontraba el hijo de la víctima, Óscar Santacruz, español de 34 años, que ha sido detenido como presunto autor del crimen. Tenía un arma larga de fuego, es decir, una escopeta. Sobre una mesa del piso había cinco cartuchos, unos disparados y otros no.

Una licencia caducada

Oscar, que llevaba una riñonera con perdigones, una navaja, cocaína y un líquido de autodefensa, ha dicho primero que su padre se había suicidado y luego que no sabía lo que había pasado. Al parecer, ha sido él mismo quien ha llamado al 091. Los vecinos del inmueble han contado a los agentes que habían oído gritos y disparos en el piso, al que se ha desplazado el Grupo X de Homicidios y la Policía Científica, que están recabando datos.

Las mismas fuentes de la Jefatura Superior de Policía han precisado que no existen denuncias del padre contra el hijo, pero que a éste sí le consta un antecedente por violencia de género pero no contra su progenitor. Los vecinos han contado que el joven estaba siempre borracho y drogado.

Sobre la escopeta, fuentes de la Guardia Civil han informado de que la víctima había tenido durante varios años licencia de armas y dos escopetas registradas a su nombre porque practicaba caza, pero las depositó en la Guardia Civil cuando la documentación caducó, hace varios años.