Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el padrastro de la joven dominicana hallada muerta en Lanzarote en noviembre

Las pruebas de ADN le vinculan como sospechoso del asesinato de Yulisa

Las pruebas de ADN y los restos encontrados en su vehículo vinculan al padrastro de Yulisa Antonia Pérez, detenido ayer, con el crimen de la joven dominicana cuyo cadáver apareció hace cinco meses en las proximidades de la escombrera municipal de Arrecife, en Lanzarote. Los estudios realizados en su día por la Policía y cuyos resultados definitivos se han conocido ahora demuestran que el cuerpo de la joven de 18 años fue transportado en el coche utilizado habitualmente por el padrastro de la muchacha, el portugués Antonio Luis Ferreira Machado, según fuentes policiales.

Las citadas fuentes no descartan que la muerte de Yulisa ocurriera dentro del mismo automóvil. Esta nueva prueba incriminatoria ha sido considerada fundamental por la juez encargada del caso para ordenar la detención de Ferreira, quien hasta la muerte de Yulisa Antonia Pérez convivía en Lanzarote con Hirma Altagracia, madre de la joven asesinada.

Antonio Ferreiro, conocido entre la comunidad dominicana residente en la isla y en ambientes policiales como "el portugués", de profesión albañil, fue considerado desde un primer momento por los familiares de la muchacha asesinada, y la propia Policía, como único sospechoso de la muerte de Yulisa.

El convencimiento de que el padrastro de la joven tuvo relación con su muerte era tal que desde que apareció su cadáver, hace cinco meses, ha permanecido en el punto de mira de los investigadores del caso, que en todo momento han controlado sus movimientos. Antonio Ferreira fue detenido en la tarde de ayer y desde entonces se encuentra en los calabozos de la comisaría de Arrecife desde donde será trasladado en las próximas horas al palacio judicial de la capital para su puesta a disposición de la juez encargada del caso.

La desaparición de Yulisa Pérez fue denunciada el pasado 8 de noviembre de 2007, fecha en la que fue vista con vida por última vez en las inmediaciones de su domicilio en el barrio de Los Geranios, en Arrecife, y en algunos comercios de la ciudad.