Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un conductor absuelto pese a ir a 260 kilómetros por hora reclama 300.000 euros al Estado

Pide una indemnización por la retirada cautelar durante 13 meses del permiso.- La Audiencia de Burgos consideró que no incurrió en conducción temeraria

El conductor absuelto el año pasado por la Audiencia Provincial de Burgos, al entender que no incurrió en un delito de conducción temeraria pese a circular a 260 kilómetros por la autopista A-231, ha exigido una indemnización de 313.454 euros al Estado. Constantino G. S. reclama los daños y perjuicios que le ha causado la retirada del carné durante 13 meses, según han informado fuentes administrativas.

El conductor reclama que durante el tiempo que estuvo sin el carné de conducir sufrió la situación de lucro cesante en el kilometraje en su trabajo, la imposibilidad del permiso de caza y coto, además del daño moral al aparecer su fotografía en la prensa. La defensa ha interpuesto una "reclamación de responsabilidad patrimonial" a la Administración de Justicia por la retirada del carné de forma cautelar durante 13 meses.

Constantino G.S., natural de Villayón (Asturias) y residente en Ribadeo (Lugo), de 42 años, negó haber alcanzado 260 kilómetros por hora y argumentó que su coche, un Audi A-8, tiene un limitador de velocidad de 250 kilómetros por hora.

Pero la sentencia mantuvo como hechos probados que circulaba a 260 cuando fue sorprendido por un radar e interceptado por la Guardia Civil a la altura del kilómetro 128, un tramo recto de la autovía A-231, que une León con Burgos. Ir a esta velocidad constituye una conducta "manifiestamente temeraria, al infringir gravemente las normas de circulación", que crea "rechazo y reproche en la mayoría de la sociedad", pero no se puede considerar como un delito de conducción temeraria porque "no hubo ninguna circunstancia de peligro concreto", requisito necesario para aplicar el artículo 381 del Código Penal.