Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol rectifica a su esposa, molesta porque el presidente de la Generalitat se llame José

El ex líder del Ejecutivo envía una carta a los medios en la que muestra su desacuerdo con Marta Ferrusola

El ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol ha enviado una carta a los medios de comunicación en la que rectifica las palabras de su esposa, Marta Ferrusola, que aseguraba sentirse molesta porque Montilla se llama José. "Si me pregunta lo que pienso le diré que que yo me he expresado muchas veces sobre esto y siempre en términos muy diferentes", afirma Pujol.

Para el ex presidente catalán, este hecho habla "positivamente" de Cataluña y de Montilla. "De Cataluña, porque es una prueba de su actitud integradora, de su opción por una buena convivencia y del buen funcionamiento del ascensor social. Y de Montilla porque su biografía es una importante contribución a estas características de nuestra sociedad"

Marta Ferrusola, no concreta si le gusta o no que un andaluz se siente en el trono del Ejecutivo catalán, pero sí dice con rotundidad, en una entrevista a la publicación de radio Teletaxi, que le molesta, y "mucho", el nombre en castellano del actual presidente de la Generalitat.

El entrevistador le pregunta: "¿Le molesta que el presidente de la Generalitat sea andaluz?". Y ella, sin tapujos, contesta: "Un andaluz que tiene un nombre en castellano, sí, mucho". Y Ferrusola no se detiene aquí en su ataque a Montilla, quien, según la esposa de Pujol, al menos debería llamarse Josep, y concluye: "Además, pienso que (el jefe del Gobierno catalán) debe hablar bien el catalán".

Ninguna crítica respecto a las líneas políticas del Gobierno tripartito que dirige Montilla, únicamente en lo que atañe a inmigración: "Tenemos un Gobierno que no tiene política de inmigración, ni de integración de los inmigrantes. Lo que veo es que es algo muy grave. Esta inmigración es muy diferente a la de hace unos años".

Todo son alabanzas para el sucesor de su marido y presidente de CiU, Artur Mas, pero cuando se trata de Duran Lleida el tono laudatorio disminuye. A la pregunta de cuál es su disposición a la hora de "vender" al líder democristiano, ella contesta "Si debo hacerlo, lo hago".