Reino Unido entrega a España a un supuesto terrorista implicado en los atentados del 11-S

El marroquí Hilali fue arrestado en 2004 por una orden de la justicia española por conversaciones telefónicas con Abu Dahda

Reino Unido ha entregado hoy a España al marroquí Farid Hilali, reclamado por su supuesta vinculación con los atentados perpetrados el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. Hilali fue arrestado en 2004 en virtud de una orden de detención emitida por la justicia española y que se basa en las conversaciones telefónicas que Farid Hilali habría mantenido con el imán Edwin Barakat, alias Abu Dahda, cerebro de una célula de Al Qaeda. El marroquí está reclamado por el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por delitos de terrorismo y pertenencia a banda armada.

El 27 de agosto del 2001, 15 días antes de los atentados en EE UU, Hilali telefoneó Abu Dahdah, a quien, según el auto de Garzón, le dijo entre risas que "ahora habían entrado en el campo de la aviación" y que "habían degollado al pájaro", en referencia al símbolo estadounidense del águila. El magistrado precisa que estas conversaciones evidencian la participación de Hilali en un comando yihadista que estaba entrenando con aviones, tan sólo unas fechas anteriores a los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Agentes de la Policía Nacional, adscritos a la Unidad de Cooperación Policial Internacional, han trasladado a España a Hilali, de 39 años, desde la base de la Fuerza Aérea Británica de Brize Norton, a las afueras de Londres.

El marroquí ha sido extraditado después de que el pasado 30 de enero los jueces de la Cámara de los Lores, máxima instancia judicial británica, dieran la razón a las autoridades españolas. Tras agotar todas las instancias judiciales en el Reino Unido, la defensa del sospechoso recurrió ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, y el recurso "sigue su curso", según ha confirmado la abogada del sospechoso.

Los jueces estimaron el recurso que España interpuso contra un fallo del Tribunal Superior de Londres que dispuso en abril de 2007 una orden de habeas corpus para el marroquí, por considerar que su detención fue arbitraria e injustificada. El presunto terrorista se encontraba en la prisión de máxima seguridad de Long Lartin, en Worcestershire.

Lo más visto en...

Top 50