Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido El Calvo de Villaconejos por el asesinato de un joyero

El arresto se produce un año después de que el pueblo madrileño se levantara contra él por sus continuas amenazas y agresiones

Uno de los cuatro detenidos ayer por su presunta relación con el asesinato de un joyero el pasado junio en Talavera de la Reina (Toledo) es Javier Bernuy Pérez, El Calvo de Villaconejos, el hombre que tuvo atemorizado al pueblo madrileño con numerosos robos, amenazas y agresiones, lo que provocó que sus vecinos decidieran tomarse la justicia por su mano y quemaran el domicilio en el que residía con su familia en la Nochevieja de 2006. El Calvo participó presuntamente en el asesinato del joyero un mes después de salir de prisión, tras ser condenado por diversas causas.

A.S.A., de 50 años, murió el 7 de junio de 2007 tras ser apuñalado en un camino rural cuando volvía de visitar a un cliente en El Casar de Escalona, tras lo que los asaltantes se llevaron su vehículo. El joyero asesinado, casado y con hijos, era propietario de la joyería Anros de Talavera de la Reina, y llevaba años recorriendo la comarca vendiendo joyas y diversos artículos. El caso se mantiene bajo secreto de sumario en el juzgado de Torrijos (Toledo).

Las fechorías de El Calvo de Villaconejos se hicieron populares en las navidades de 2006, después de que el entonces alcalde de la localidad, Lope Benavente de Blas, impulsara una recogida de firmas para el alejamiento perpetuo de Bernuy del pueblo por sus continuas amenazas y agresiones a vecinos del municipio madrileño.

La paliza a un vecino en un bar fue la gota que colmó el vaso. Fue entonces cuando los habitantes de Villaconejos decidieron actuar. El día de Nochevieja de 2006 los vecinos prendieron fuego a la casa de El Calvo, obligando a sus familiares a huir campo a través. Él no se encontraba en la vivienda, pues había sido detenido unas horas antes por la Guardia Civil tras destrozar un local y agredir al dueño. Fue por ese motivo, entre otros, por el que Bernuy pasó en prisión cerca de cinco meses. En mayo pasado abandonó la cárcel de Soto del Real (Madrid).