Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres esquiadores mueren sepultados por una avalancha de nieve en la estación de Formigal

Los cuerpos de los deportistas, que practicaban fuera de pista pese al riesgo de aludes, fueron recuperados con perros y sondas

Las abundantes nevadas de las últimas horas habían puesto sobre aviso a la estación de Formigal (Huesca), que elevó la alerta fuera de sus pistas a nivel 4 (riesgo fuerte). Pese a ello, quizá por imprudencia, quizá porque nadie se lo había comunicado, dos esquiadores vascos decidieron practicar por una zona conocida como Garmo La Mina, en el paraje de Anayet. Fuera de pista estaba también un empleado de la estación trabajando cuando, sobre las once de la mañana, se produjo un alud que se llevó a estas tres personas por delante.

Los servicios de rescate de la Guardia Civil y de Formigal comenzaron en seguida la búsqueda de estos tres esquiadores. Desde un primer momento sabían que había tres personas bajo la nieve. No tardaron mucho en encontrarles. El primer esquiador fue hallado a mediodía, y el segundo unos 20 minutos después. Ambos fueron sometidos a maniobras de reanimación sin éxito. A la una y media de la tarde se encontró el cadaver de la tercera víctima.

Los fallecidos son Iñigo Enrique Z. G., de 37 años, nacido en San Sebastián y vecino de Vitoria; Daniel O. E., de 36 años y vecino de San Sebastián; y Miguel Angel Rodríguez, de 32 años, natural de Zaragoza y trabajador de la estación, según han informado fuentes de la sociedad Montañas de Aramón, que gestiona las pistas de esquí. Los cadáveres han sido trasladados al hospital de Jaca para practicarles la autosia, según el teniente jefe de la sección de Montaña de Jaca de la Guardia Civil, Pedro Garijo.

Fue un grupo de esquiadores que se hallaba también fuera de pista el que alertó de la avalancha. En las tareas de rescate participaron una quincena de agentes de la Guardia Civil de las las unidades de Benasque, Boltaña y Panticosa, los primeros en llegar junto con los servicios de seguridad de la estación. Para ello usaron sondas, que introducían en la nieve, y dos perros entrenados para detectar a víctimas de aludes.

La primera víctima la hallaron precisamente los perros; el esquiador fue trasladado a la UVI móvil de Sabiñánigo montada en el aparcamiento de Anayet, donde se le intentó reanimar sin éxito. La segunda fue localizada gracias a los sondeos. La tercera estaba a mucha profundidad, lo que dificultó el rescate; fue encontrada gracias a un aparato de búsqueda en avalanchas.

"El monte no está en sus mejores condiciones", ha advertido el director de la estación, Francisco Bono, que ha recomendado no esquiar fuera de pista para evitar más incidentes.

________________________________

Montañas de Aramón proporciona el teléfono 976 229 132 para dar información.