Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Somalia asegura que las dos cooperantes secuestradas "están absolutamente bien"

El presidente de la región donde fueron capturadas permanecerá en la zona hasta que se resuelva el secuestro

El presidente de la región somalí de Puntlandia, Adde Musse, ha asegurado que la médico española y la enfermera argentina secuestradas el miércoles "están absolutamente bien", según han informado hoy fuentes diplomáticas.

Musse se reunió anoche en la localidad somalí de Bosaso con el embajador de España en Kenia, Nicolás Martín Cinto, y con el encargado de negocios de la embajada argentina en Nairobi, Fernando Rolandelli. Previamente se había comprometido en conversación telefónica con el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, de implicarse personalmente en el asunto.

Martín Cinto ha declarado desde Bosaso que en la reunión el líder del Gobierno regional "estuvo muy amable" y ha anunciado que permanecería en Bosaso "hasta que se resuelva la situación".

"Dijo que él es el primer interesado en que esto se resuelva", ha agregado el diplomático. "Me aseguró que (las secuestradas) están absolutamente bien", ha añadido.

La sede del Gobierno regional de Puntlandia está en Garowe, unos 400 kilómetros al sur de Bosaso, la principal ciudad portuaria de Puntlandia, una región del extremo nordeste de Somalia que goza de un régimen de semi autonomía.

La médico española Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bauza trabajan para la organización Médicos sin Fronteras (MSF) y fueron capturadas el miércoles pasado en Bosaso cuando cumplían con sus trabajos en esa ciudad somalí.

Las mujeres y sus captores, por lo que se sabe, están recibiendo agua y alimento. La guarida está en una zona montañosa, cuajada de arroyos secos. A su alrededor, en un radio de tres kilómetros, están apostadas las fuerzas de seguridad que cercan a los secuestradores. No hay contacto visual entre policías y captores.

En una carta distribuida entre periodistas locales y difundida en un sitio de internet en somalí, los secuestradores anuncian que han pedido un rescate de 250.000 dólares para la liberación de las rehenes