Adiós a Borat

El cómico Sacha Baron Cohen se despide del personaje porque su popularidad le impide "atrapar" ya a los incautos entrevistados

El actor y cómico británico Sacha Baron Cohen cree que ha llegado el momento de abandonar definitivamente a su personaje Borat, el grosero reportero de televisión de Kazajistán obsesionado con el sexo que se convirtió en un sorprendente éxito de taquilla el año pasado. En una inusual entrevista, el actor ha dicho al periódico británico Daily Telegraph que le duele dejar de lado a Borat y a otro de sus personajes, Ali G, pero siente que ambos se han vuelto demasiado conocidos como para seguir "atrapando" al público en sus absurdas entrevistas.

Cohen creó a ambos personajes como elementos improvisados para la sátira social, en la que las personas con las que interactuaba en entrevistas o encuentros casuales se convertían, sin saberlo, en parte de su comedia.

No obstante, su verdadero salto a la fama internacional tuvo lugar el año pasado de la mano de la película Borat, un falso documental sobre un periodista de Asia Central en un viaje a través de Estados Unidos.

"Cuando era Ali G y Borat, algunas veces pasaba en el personaje cerca de 14 horas diarias y llegué a amarlos. Así que admitir que no los voy a interpretar nunca más es algo muy triste", ha comentado al periódico.

"Un ser querido"

"Es como decir adiós a un ser querido. Es duro y el problema con el éxito, aunque es fantástico, es que cada persona nueva que ve la película Borat es una persona menos a la que voy a atrapar con Borat", ha añadido.

La película fue un éxito de taquilla que convirtió al despistado y ofensivo reportero de Asia Central, caracterizado por su grueso bigote y sonrisa, en un personaje reconocido.

La película se benefició en parte de la publicidad generada por la protesta de las autoridades kazajas contra el desfavorable retrato de su país que hacía la película, como una nación retrasada de misóginos y antisemitas.

En una entrevista en un hotel de Los Ángeles, donde ahora vive con su novia, la actriz australiana Isla Fisher y su hija recién nacida, Olive, Cohen ha dicho que lamentaba tener que abandonar a Borat. "Pero el éxito ha sido grandioso y mejor que cualquier cosa con la que yo podría haber soñado", sentencia.

Cohen actualmente protagoniza junto a Johnny Depp el musical Sweeney Todd, interpretando a Pirelli, un peluquero rival que encuentra su sangriento final en las manos de Todd.

Asimismo, Cohen está terminando ahora su trabajo en su próximo proyecto, en el que interpreta a Bruno, un periodista de moda austriaco homosexual que también aparece en su programa de televisión Da Ali G Show.

Lo más visto en...

Top 50